El Templo I – La Morada De Dios

[Hech.7.46] David, que gozó del favor de Dios, le pidió la gracia de construir una Morada para el Dios de Jacob.
[Hech.7.47] Pero fue Salomón el que le edificó una casa,

[Sal.132.3] «No entraré bajo el techo de mi casa
ni me acostaré en mi propio lecho;
[Sal.132.4] no daré descanso a mis ojos
ni reposo a mis párpados,
[Sal.132.5] hasta que encuentre un lugar para el Señor,
una Morada para el Fuerte de Jacob».

La construcción del Templo

(Ver también 2Cron.3.1-9)

[1Rey.6.1] Cuatrocientos ochenta años después que los israelitas salieron del país de Egipto, en el cuarto año del reinado de Salomón sobre Israel, en el mes de Ziv (que es el segundo mes) Salomón comenzó a construir la Casa del Señor.
[1Rey.6.2] La Casa que el rey Salomón construyó para el Señor tenía treinta metros de largo, veinte de ancho y quince de alto.
[1Rey.6.3] El vestíbulo, frente a la nave central del Templo, medía diez metros de largo, cubriendo todo el ancho de la Casa, y cinco metros de ancho, sobre el frente de la Casa.
[1Rey.6.4] A la Casa le puso ventanas con marcos y enrejados.
[1Rey.6.5] Y adosado al muro de la Casa, edificó un anexo que rodeaba los muros de la Casa, alrededor de la nave central y del lugar santísimo, donde hizo los pisos laterales.
[1Rey.6.6] El piso bajo medía dos metros de ancho; el piso intermedio, dos metros y medio de ancho; el tercero, tres metros de ancho; porque había hecho unas cornisas alrededor de la Casa, para no empotrar las vigas en los muros de la Casa.
[1Rey.6.7] Cuando fue construida la Casa, se la edificó con piedras ya preparadas en la cantera; así no se oyó en la Casa ruido de martillos, ni de picos, ni de ninguna otra herramienta durante su construcción.
[1Rey.6.8] La entrada del piso lateral inferior estaba ubicada hacia el lado derecho de la Casa, y por una escalera caracol se subía al piso intermedio, y de este al tercero.
[1Rey.6.9] Cuando Salomón terminó de construir la Casa, la revistió de un artesonado con paneles y armadura de cedro.
[1Rey.6.10] El anexo lo construyó adosado a toda la Casa; tenía dos metros y medio de altura, y estaba unido a la Casa con maderas de cedro.

 

A continuación, la respuesta de Dios al Salmo 132:

[1Rey.6.11] La palabra del Señor llegó a Salomón en estos términos:
[1Rey.6.12] «En atención a esta Casa que estás construyendo, si tú caminas según mis preceptos, si practicas mis leyes y observas mis mandamientos, obrando de acuerdo con ellos, yo cumpliré mi palabra acerca de ti, la que dije a tu padre David:
[1Rey.6.13] Habitaré en medio de los israelitas y no abandonaré a mi pueblo Israel».

 

Y seguimos leyendo.

[1Rey.6.14] Cuando Salomón terminó de construir la Casa,
[1Rey.6.15] revistió sus muros interiores con planchas de cedro, desde el suelo de la Casa hasta los postes del artesonado;
Revistió de madera el interior y recubrió el suelo de la Casa con planchas de ciprés.
[1Rey.6.16] Los diez metros del fondo de la Casa los revistió con planchas de cedro, desde el suelo hasta los postes, y reservó ese espacio interior para el lugar santísimo, el Santo de los santos.

[1Rey.6.17] La Casa, es decir, la nave central delante del lugar santísimo, medía veinte metros.
[1Rey.6.18] El cedro del interior de la Casa tenía bajorrelieves en forma de coloquíntidas y de pimpollos. Era todo de cedro y no se veían las piedras.
[1Rey.6.19] En el fondo de la Casa, en lo más interior, dispuso el lugar santísimo para poner allí el Arca de la Alianza del Señor.
[1Rey.6.20] Delante del lugar santísimo (que tenía diez metros de largo, diez de ancho y diez de alto, y que Salomón había recubierto de oro puro) se encontraba el altar revestido de cedro.
[1Rey.6.21] Salomón recubrió de oro fino el interior de la Casa e hizo pasar cadenas de oro por delante del lugar santísimo, al que revistió de oro.
[1Rey.6.22] Toda la Casa la recubrió íntegramente de oro, y también recubrió de oro el altar para el lugar santísimo.

Los Querubines del Templo

(Ver también 2Cron.3.10-14

[1Rey.6.29] Alrededor de todos los muros de la Casa, hizo cincelar figuras de querubines, de palmeras y pimpollos, tanto en el interior como en el exterior del lugar santísimo.
[1Rey.6.30] Y revistió de oro el suelo de la Casa, dentro y fuera del lugar santísimo.

Las puertas y el patio del Templo

[1Rey.6.31] A la entrada del lugar santísimo, hizo unas puertas de madera de olivo;
El dintel y los postes tenían forma pentagonal.
[1Rey.6.32] Sobre las dos hojas de madera de olivo, hizo cincelar querubines, palmeras y pimpollos;
Revistió de oro las puertas, y aplicó oro laminado sobre los querubines y las palmeras.
[1Rey.6.33] Lo mismo hizo para la entrada de la nave central:
Hizo un marco de madera de olivo, de forma cuadrangular,
[1Rey.6.34] y dos puertas de madera de ciprés, cada una con dos hojas giratorias.
[1Rey.6.35] Hizo esculpir querubines, palmeras y pimpollos, y los revistió de oro, bien aplicado a los relieves.
[1Rey.6.36] Luego edificó el patio interior, con tres hileras de piedras talladas y una hilera de tablas de cedro.

A Dios le gustó Su Templo

y valla que si le gustó a Dios… tanto que…

[1Rey.8.10] Mientras los sacerdotes salían del Santo, la nube llenó la Casa del Señor,
[1Rey.8.11] de manera que los sacerdotes no pudieron continuar sus servicios a causa de la nube, porque la gloria del Señor llenaba la Casa.
[1Rey.8.12] Entonces Salomón dijo:
«El Señor ha decidido habitar en la nube oscura.

[1Rey.8.13] Sí, yo te he construido la Casa de tu señorío,
un lugar donde habitarás para siempre».

Esto significa que Salomón caminó según los preceptos del Señor, practicando Sus leyes y observando Sus mandamientos, obrando de acuerdo con ellos al hacer El Templo con sus imágenes (1Rey.6.12).
lo que mereció el cumplimiento de la promesa de Dios de habitar en medio de los israelitas y no abandonar a Su Pueblo Israel (1Rey.6.13).

 


¿Quieres darte cuenta de la realidad, que una imágen no es necesariamente un ídolo, que Dios no rechaza las imágenes sino los ídolos?

¡No te dejes engañar con fábulas! ¡Y si no lo haces por tu propia vida, hazlo por Dios, que es a quien verdaderamente ofendes al difamarle (darle una segunda fama) cuando te dejas manipular!

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.