El Templo II – La inmensidad de Dios para con Su Pueblo

Es tal la inmensidad de Dios, que a pesar de no «caber» en un lugar acotado por ser infinito, ÉL se presta a adaptarse a las necesidades del hombre.
Qué marabilla.
(A las necesidades, pero no a los caprichos, como un Buen Padre que ES).

A ÉL lo que realmente le importa, es la actitud concreta del hombre que se le entrega incondicionalmente dejándose impresionar por ÉL.

[Hech.7.48] si bien es cierto que el Altísimo no habita en casas hechas por la mano del hombre. Así lo dice el Profeta:
[Hech.7.49] El cielo es mi trono,
y la tierra la tarima de mis pies.
¿Qué casa me edificarán ustedes,
dice el Señor,
o dónde podrá estar mi lugar de reposo?

[Hech.7.50] ¿No fueron acaso mis manos
las que hicieron todas las cosas?

[Is.66.1] Así habla el Señor:
El cielo es mi trono
y la tierra, el estrado de mis pies.
¿Qué casa podrán edificarme ustedes
y dónde estará el lugar de mi reposo?

 

[Is.66.2] Todo esto lo hizo mi mano
y todo me pertenece (oráculo del Señor).
Aquel hacia quien vuelvo la mirada
es el pobre, de espíritu acongojado,
que se estremece ante mis palabras.

 

¡Entrégate a Dios!

¡Déjate impresionar por ÉL!

Y verás como para ÉL no hay NADA imposible.

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.