Desanimado

Me han reclamado que últimamente esté desconectado de redes sociales, blogs, y demás cosas de internet. Tienen razón. A veces desconecto. Esta es la forma que tengo de evadir el dolor de las patadas que acusa mi bajo vientre. Lo confieso: Estas cosas me superan, aunque no sea menos mi pecado. Simplemente me estenúa, me desanima, me… afectan gravemente. Muchas veces, prefiero permanecer ageno a la actualidad eclesial. Pongamos como ejemplo, este artículo: Un teologo scrive al papa: C’è caos nella Chiesa, e lei ne è una causa (di Sandro Magister, Settimo Cielo) (Un teólogo escribe al Papa: Hay caos en la Iglesia y usted es una causa (Como Vara de Almendro)). Sólo puedo decir: Seguramente volveré, pero en otro momento.

Anuncio publicitario