Padre mío que estas en la Gloria, ¿Cuántas veces no me ha desbordado tu ternura cuando caía en tus brazos?

La más honda experiencia humana
es la experiencia del amor.
La supera a todas porque es más decisiva,
más auténtica y más profunda.
Dentro del universo del amor Señor,
aparece tu perdón como aquel amor que todo lo supera,
porque va más lejos que nadie ni que nada.

Sigue leyendo «Padre mío que estas en la Gloria, ¿Cuántas veces no me ha desbordado tu ternura cuando caía en tus brazos?»

Anuncio publicitario

Somos simples servidores

Un camino muy sencillo.

Somos simples servidores.

No os canséis de buscar la causa de los grandes problemas de la humanidad. Contentaos de hacer lo que está en vuestras manos para resolverlos aportando vuestra ayuda a los que tienen necesidad de ella.
Algunos me dicen que haciendo caridad a los demás descargamos a los Estados de sus responsabilidades hacia los necesitados y los pobres.
No me quiebro la cabeza por ello porque, generalmente, los Estados no ofrecen amor.
Hago simplemente todo lo que puedo hacer, el resto no es de mi competencia.

¡Dios ha sido tan bueno con nosotros!
Trabajar con amor es siempre un medio para acercarnos a él.
¡Mirad lo que Cristo hizo durante su vida terrena!
Pasó haciendo el bien. (Hech.10.38).
Les recuerdo a mis hermanas que Cristo pasó los tres años de su vida pública curando enfermos, leprosos, niños y otros.
Es exactamente lo que hacemos nosotras, predicando el evangelio con nuestras obras.

Consideramos que servir a los demás es un privilegio.
Intentamos en cada  momento hacerlo de todo corazón.
Sabemos bien que nuestra acción no es más que una gota en el océano, pero sin nuestra acción esta gota faltaría.

(Santa Teresa de Calcuta
(1910-1997),
fundadora de las «Hermanas Misioneras De La Caridad»)