¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?

Jesús entró en el Templo
y echó a todos los que vendían y compraban allí,
derribando las mesas de los cambistas
y los asientos de los vendedores de palomas.
Y les decía:
«Está escrito:
Mi casa será llamada Casa De Oración,
pero ustedes la han convertido en una Cueva De Ladrones».

(Mt.21.12-13)

Los cambistas (adjetivación plural del verbo cambiar) son aquellos que cambian monedas, (es de suponer, que con su correspondiente comisión, pero eso no es ahora lo relevante).

 

No se trata de cambio de divisa, ni siquiera de monedas grandes por monedas pequeñas o viceversa, sino, de un cambio de moneda mundana por moneda del templo; es decir, cambiar moneda obtenida de forma ilegal o injusta, por otra obtenida de forma digna para poder ser ofrendada.
Trataban de «limpiar» el dinero, como si lo manchado de inmoralidad fuera la moneda físicamente y no la forma en que esta se hubiera ganado.

No habían entendido que por mucho que cambiaran las monedas, con ello no borraban el acto ilícito con que las hubieran ganado…

 

Esto me trae a la cabeza el paisaje en que Un eunuco etíope, ministro del tesoro y alto funcionario de Candace, la reina de Etiopía, responde a San Felipe:

«¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?».
Entonces le pidió a Felipe que subiera y se sentara junto a él.

(Hech.8.31)

 

Este humilde hombre supo hacer las cosas bien: Preguntar a La Iglesia.
Y yo, -más burro que un asno-, que no sabía nada acerca de los cambistas, no fuí tan humilde como el etíope para preguntar, sino que quise leer inconsciente y sistemáticamente «campistas» en lugar de «cambistas», como si ahí hubiera un error de escritura…

 

Sí: La Iglesia es necesaria para darnos la interpretación correcta de La Revelación Divina. Especialmente considerando que Ella está bajo la especialísima Guía Del Espíritu Santo.

A mí me la dió el otro día por boca de Antonio, el Párroco de la Concatedral de Mérida (Badajoz), Santa María La Mayor, no con profundas reflexiones ni sesudas conclusiones, sino con una sencilla lección lingüística y de costumbres (cultura).
De hecho, esto es lo que hace constantemente: Enseñar.

 

Este error mío, me llevó a ignorar la enseñanza del evangelista. A saber:

  • Con el reproche de Cristo que dice «Mi Casa será llamada Casa De oración, pero ustedes la han convertido en una Cueva De Ladrones» (Mt.21.13, Mc.11.17, Lc.19.46) Dios no sólo condena el comercio en el Templo, sino, en términos más generales, toda actuación a modo de los ladrones, que primero roban, -matando si lo necesitan para robar-, y luego se refugian en su guarida; así también los israelitas se creían seguros bajo la protección del Templo, sin tener en cuenta que para beneficiarse de la presencia del Señor en el Santuario es necesario observar sus mandamientos, y que cambiar el dinero no aparta de ellos su delito.
  • Además, Jesús condena la venta en el Templo de las víctimas para los sacrificios, por que de esta forma, los Israelitas en lugar del diezmo en especie, lo llevavan de ordinario en dinero, cometiendo de esta forma un gran abuso al saltarse de esta forma la ley.

 

El Evangelio del día, es decir, la parte del Evangelio que leemos hoy, termina con este versículo:

El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos,
y enseñe a los otros a hacer lo mismo,
será considerado el menor en el Reino de los Cielos.
En cambio, el que los cumpla y enseñe,
será considerado grande en el Reino de los Cielos.

(Mt.5.19)

A pesar que no entiendo que signifique ser considerado pequeño o grande, como Testigo de La Verdad que estamos llamados a ser, con el presente artículo, trato de subsanarlo…

 

Leamos Jer.7.1-12, con especial atención a Jer.7.9-11:

Palabra que llegó a Jeremías de parte del Señor, en estos términos:
Párate a la puerta de la Casa del Señor, y proclama allí esta palabra.
Tu dirás:
Escuchen la palabra del Señor, todos ustedes, hombres de Judá que entran por estas puertas para postrarse delante del Señor.
Así habla El Señor De Los Ejércitos, el Dios De Israel:
Enmienden su conducta y sus acciones, y Yo haré que ustedes habiten en este lugar.
No se fíen de estas palabras ilusorias:
«¡Aquí está el Templo Del Señor, el Templo Del Señor, el Templo Del Señor!».
Pero si ustedes enmiendan realmente su conducta y sus acciones,
si de veras se hacen justicia unos a otros,
si no oprimen al extranjero, al huérfano y a la viuda,
si no derraman en este lugar sangre inocente,
si no van detrás de otros dioses para desgracia de ustedes mismos,
entonces Yo haré que ustedes habiten en este lugar,
en el país que he dado a sus padres desde siempre y para siempre.
¡Pero ustedes se fían de palabras ilusorias,
que no sirven para nada!

(Jer.7.1-8)

¡Robar, matar,
cometer adulterio, jurar en falso,
quemar incienso a Baal, ir detrás de otros dioses que ustedes no conocían!
Y después vienen a presentarse delante de Mí
en esta Casa que es llamada con Mi Nombre,
y dicen: «¡Estamos salvados!»,
a fin de seguir cometiendo todas estas abominaciones.
¿Piensan acaso que es una cueva de ladrones
esta Casa que es llamada con Mi Nombre?
Pero yo también veo claro (oráculo del Señor).

(Jer.7.9-11)

Vayan a Mi Lugar Santo de Silo,
donde yo hice habitar Mi Nombre en otro tiempo,
y vean lo que hice con él
a causa de la maldad de mi pueblo Israel.

(Jer.7.12)

(Jer.7.1-12)

 

Por último, una advertencia:

El Señor reside en Su Santo Templo,
¡guarde silencio toda la tierra delante de Él!

(Hab.2.20)

 

Mi casa será llamada Casa De Oración

(Mt.21.13)

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.