El Culto Divino

  • ¿Por qué en un momento no puedo hacer imágenes, luego sí, más tarde depende…?
  • ¿Por qué puedo darle a mi enemigo una paliza ejemplar, luego sólo puedo atacarle con proporcionalidad, y luego no puedo ni insultarle, sino que encima tengo que amarle?
  • ¿Por qué podía darle a Dios el culto que me apetezca, que puede que le guste o que lo rechace como en el caso de Caín y Abel, luego tengo que darle culto de una forma, más tarde de otra…?
  • ¿Por qué no podía comer cerdo y más tarde sí?
  • ¿Por qué los religiosos (Sacerdotes, Sumos Sacerdotes…) eran asalariados de los diezmos y ahora no pueden serlo?
  • ¿…?

Todo tiene una esplicación, y a menudo, extremadamente sencilla.

Cada cosa según su curso, se trata de la evidencia de la gradualidad de la relación entre Dios y el hombre.

  • En el Jardín Del Edén, Dios paseaba con Adán y Eva a la hora de la brisa.
  • Desde el momento de la caída, el hombre no ve a Dios, por que Adán y Eva sentían vergüenza ya que descubrieron estar desnudos.
  • Moisés ve su resplandor, pero con gran dificultad, tanto que lo describe como un gran fuego que no soportan ver (Deut.18.16).
  • Desde la encarnación, Dios vuelve a poder ser visto por el hombre en la persona de Jesús hecho carne.

También se da similar gradualidad en la Ley Divina:

  • Desde no necesitar más ley que multiplicarse, cuidar el Jardín Del Edén y disfrutarlo, y no comer del fruto prohibido,
    (Por eso la mentira de Eva, (Dios dijo «no deberás comer» (Gn.2.16-17) y Eva dice «ni lo toquen» (Gn.3.3)), no se tiene por pecado, porque aún Dios no había dictado el mandamiento «No darás falso testimonio ni mentirás»),
  • pasando por la Ley Natural,
    (Por eso el asesinato de Caín sí es pecado, por que la ley natural está escrita por Dios en el corazón del hombre),
  • después por los centenares de prescripciones judías de índole práctica, cultual y moral, entre las que se encuentran el Decálogo,
  • hasta llegar a la Nueva Ley dictada por Jesús, la de Amar a Dios sobre todas las cosas y al prógimo como a uno mismo (Mt.22.37-40), que engloba a todas las demás.

Así como desde la ley natural pasamos al «ojo por ojo y diente por diente» (Ex.21.24), y de ahí, hasta llegar a «quien insulte a su hermano será reo de muerte» (Mt.5.21),
El culto a Dios también ha sufrido un camino:

  • Desde la ofrenda libre de Avel y Caín,
  • pasando por los sacrificios de la Antigua alianza,
  • hasta la forma actual.

Cada vez es más para Dios, y por lo tanto, cada vez es más de Dios, por que Dios es perfecto, y lo que le agrada es lo perfecto.

Y sí, sin duda, lo antiguo se queda antiguo, y, fuera de lugar, deja de agradar a Dios:

  • Ahora el darle una paliza al que me ha robado un lápiz es del todo inaceptable;
  • Rechazar a Cristo por ser -a demás de Dios mismo- Imagen De Dios (Col.1.15), es la condenación eterna;
  • Dar culto a Dios según mis apetencias y contrariamente a lo que él ordena y lo que prohibe, es sacrilegio;
  • Someterme a la ley antigua, al diezmo, a la prohibición de comer cerdo, es rechazar la nueva alianza y con ello la salvación.

El culto agradable al Señor

Como es el culto que agrada al Señor lo describe muy elocuentemente ÉL mismo.
Centrarnos en si templos sí o templos no, es infructuoso.
Como hemos visto, Dios mismo se presenta en un lugar acotado, en medio de los Querubines, a pesar de que parece rechazarlo.

Contra la degeneración del culto

El hombre se empeña demasiado amenudo en hacer culto a Dios según sus gustos… Y esto No es aprobado por Dios, incluso cuando el hombre lo haga con los elementos cultuales que Dios le hubiera propuesto para otra ocasión.

Se inmola un buey,
        y se mata a un hombre,
se sacrifica un cordero,
        y se desnuca un perro,
se presenta una oblación,
        y se ofrece sangre de cerdo,
se quema un memorial de incienso,
        y se bendice una iniquidad.

Porque ellos han elegido sus propios caminos
y se complacen en sus ídolos,
también yo elegiré sus desgracias
y les enviaré lo que más temen.

Yo llamé, y nadie respondió,
hablé, y ellos no escucharon,
sino que hicieron lo que me desagrada
y eligieron lo que yo no quiero.

(Is.66.3-4)

La llegada imprevista de la salvación

¡Escuchen la palabra del Señor,
ustedes que se estremecen ante Su Palabra!
Dicen sus hermanos,
los que tienen odio contra ustedes
y los rechazan a causa de Mi Nombre:

«Que El Señor manifieste su gloria,
así veremos la alegría de ustedes».

Pero son ellos los que se avergonzarán.

Una voz retumba desde la ciudad,
una voz sale del Templo:
Es la voz del Señor que retribuye a sus enemigos.

Antes de las contracciones,
        Ella dio a luz;
Antes de que le llegaran los dolores,
        dio a luz Un Hijo Varón.

¿Quién oyó jamás algo semejante,
quién ha visto una cosa igual?
        ¿Se da a luz Un País en un solo día?
        ¿Se hace nacer Una Nación de una sola vez?

Pero Sión, apenas sintió los dolores,
        ha dado a luz a Sus Hijos.

¿Acaso Yo abriré la matriz
        y no haré dar a luz?, -dice El Señor-.
¿Acaso la voy a cerrar,
        Yo, que hago nacer?, -dice Tu Dios-.

(Is.66.5-9)

María es la que da a luz antes de los dolores del parto; la que da a luz a una nación entera en un mismo día.
Dió a luz a Jesucristo, pero el dolor del parto le llegó en la Cruz: Allí es donde, por voluntad del Redentor, ella se hace madre de la Nación Santa, la que compró Cristo con Su Preciosísima Sangre, en un sólo día.

Simeón profetizó de Ese dolor de espada atravesándole el corazón (Lc.2.34-35), que son los dolores del parto, mediante el cual se manifiestan los pensamientos íntimos de muchos, de aquellos que en lugar de amarla, movidos por Satanás, luchan contra María y Su Descendencia (Apoc.12).

La felicidad de Israel y el castigo de sus enemigos

¿Y cual es la actitud que debemos tener?

Alegrarnos con Israél, -la Persona y la Nación-, como lo hace María, por que Dios le ha socorrido (Lc.1.54).
Alegrarnos, por que el Pueblo Del Señor, Jerusalén, vence con ÉL.
Alegrarnos como Dios nos ordena:

¡Alégrense con Jerusalén
y regocíjense a causa de Ella,
todos los que la aman!

¡Compartan su mismo gozo
los que estaban de duelo por Ella,
para ser amamantados y saciarse
en sus pechos consoladores,
para gustar las delicias
de sus senos gloriosos!

Porque así habla El Señor:

Yo haré correr hacia ella
La Paz como un río,
y la riqueza de las naciones
como un torrente que se desborda.
Sus niños de pecho serán llevados en brazos
y acariciados sobre las rodillas.

Como un hombre es consolado por su madre,
así Yo los consolaré a ustedes
,
y ustedes serán consolados en Jerusalén.

(Is.66.10-13)

Me he encontrado con alguien a quien esa exaltación de los «pechos consoladores» y los «senos gloriosos», le suena como algo grosero.
Por eso quiero que encuentre consuelo, tranquilidad y paz, al ver, al menos una referencia más a esos senos, con la tranquilizadora y prometedora respuesta de Dios al respecto.
Se trata de Lc.11.27-28, donde, «Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: «¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!»», Y, Jesús responde devolviéndo el piropo con una Bendición: «Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican».

Me parece importante hacer aquí la siguiente puntualización:
En Is.66.13 dice Dios, que ÉL nos consolará como lo hace una madre, pero no dice que ÉL sea madre.
De la misma forma, en Mt.23.37 y Lc.13.34 Jesús dice: «¡Cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne bajo sus alas a los pollitos, y tú no quisiste!».
¿Como voy a llamar a Dios «Madre»? No lo veo. Otro
s podrían después reclamar llamarle gallina, y sería mucho más grave.
¡Respeten, por favor!

 

De dios viene la Misericordia, y también la venganza (entendida en el contexto de la justicia), …porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y rico en fidelidad… (Jl.2.13).:

Al ver esto, se llenarán de gozo
y sus huesos florecerán como la hierba.

La mano del Señor se manifestará a sus servidores,
y a sus enemigos, su indignación.

Porque ya viene el Señor en medio del fuego
(sus carros son como un torbellino)
para descargar su ira con furor
y sus amenazas con las llamas del fuego.

Porque el Señor entra en juicio con todos los vivientes
por el fuego y por su espada,
y serán numerosas las víctimas del Señor.

(Is.66.14-16)

Aquí -en Is.66.16-, vemos de la «Espada Del Señor», La Espada Del Espíritu Santo, la que vino Jesús a traer (Mt.10.34), la que enfrentará a muchos, es decir, la Palabra De Dios (Ef.6.17), que sale de la boca del Señor (Apoc.1.16, Apoc.2.12, Apoc.2.16, Apoc.19.11-16) y «Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón» (Heb.4.12).

Contra los ritos paganos

¿Alguien piensa ,que a esta altura de los acontecimientos, me he ido por las ramas?
Para nada: Sigo hablando del culto. Los asuntos introducidos tienen más relación con el culto de lo que puede parecer en un primer vistazo.

 

A continuación, Dios señala algunas prácticas cultuales alguna vez permitidas e incluso ordenadas, y para este entonces, rechazadas, así como otras, aquí rechazadas, y más tarde permitidas.

Como ya dije, no son contradicciones, sino que el varemo es la revelación progresiva de Dios y sus actos.
Por favor «No consideres manchado lo que Dios purificó» (Hech.11.9,(Hech.10.15)).

Los que se santifican y se purifican para entrar en los jardines, detrás de uno que va en el medio;
los que comen carne de cerdo, animales inmundos y ratas,
serán aniquilados todos juntos (oráculo del Señor) con sus obras y sus pensamientos.

(Is.66.17)

Compárese con estas palabras de Pedro:

Yo estaba orando en la ciudad de Jope, cuando caí en éxtasis y tuve una visión.
Vi que bajaba del cielo algo parecido a un gran mantel, sostenido de sus cuatro puntas, que vino hasta mí.
Lo miré atentamente y vi que había en él cuadrúpedos, animales salvajes, reptiles y aves.
Y oí una voz que me dijo:

«Vamos, Pedro, mata y come».

«De ninguna manera, Señor, respondí, yo nunca he comido nada manchado ni impuro».
Por segunda vez, oí La Voz Del Cielo que me dijo:

«No consideres manchado lo que Dios purificó».

Esto se repitió tres veces, y luego, todo fue llevado otra vez al cielo.

(Hech.11.5-10,(Hech.10.10-16))

Conclusión de esta parte

Ya que ustedes han muerto con Cristo a los elementos del mundo,
¿por qué se someten a las prohibiciones de «no tomar», «no comer» y «no tocar», como si todavía vivieran en el mundo?

(Col.2.20-21)

Y esto se aplica a otros ámbitos, no sólo al de la comída, sino también al de las imágenes religiosas, etc.

La ofrenda de todas las naciones

Entonces, yo mismo vendré a reunir a todas las naciones y a todas las lenguas, y ellas vendrán y verán Mi Gloria.
Yo les daré una señal[1], y a algunos de sus sobrevivientes los enviaré a las naciones:
A Tarsis, Put, Lud, Mésec, Ros, Tubal y Javán,
a las costas lejanas[2] que no han oído hablar de mí ni han visto mi gloria.
Y ellos anunciarán Mi Gloria a las naciones.

Ellos traerán a todos los hermanos de ustedes, como una ofrenda al Señor, hasta Mi Montaña Santa De Jerusalén.
Los traerán en caballos, carros y literas, a lomo de mulas y en dromedarios (dice El Señor)
como los israelitas llevan la ofrenda a la Casa del Señor en un recipiente puro.
Y también de entre ellos tomaré Sacerdotes[3] y levitas, dice El Señor.
Porque así como permanecen delante de Mí El Cielo Nuevo y La Tierra Nueva que Yo haré (oráculo del Señor),
así permanecerán la raza y el nombre de ustedes.

De luna nueva en luna nueva, y de sábado en sábado, todos vendrán a postrarse delante de mí, dice El Señor.
Y al salir, se verán los despojos de los hombres que se han rebelado contra Mí[4],
porque su gusano no morirá, su fuego no se extinguirá y serán algo horrible para todos los vivientes.

(Is.66.18-24)

[1]: Una señal:
Is.66.19 hace referencia a la señal de Is.7.14, que indica la venida del mismo Dios que aquí habla, -prueba que Jesús es el Dios del A.T.-, al mundo, para reunir a todas las naciones y a todas las lenguas, que vendrán a donde ÉL y verán Su Gloria.
[2]: Las costas lejanas:
Nosotros no conocíamos América, pero Dios, sí.
[3]: También de entre ellos Tomaré Sacerdotes:
Que dios cogiera Sacerdotes incluso de entre los paganos, es algo incomprensible para los Judíos. Esto derrumbaba todas sus creencias relativas al pueblo escojido.
[4]: Los hombres que se han rebelado contra Mí:
Poco que decir. Todos sabemos quienes son hoy día los que se revelan contra Dios: Por eso se llaman protestantes.
Y para el que aún no se dé por aludido, y sin embargo proteste, sepa que ir contra La Iglesia De Jesús es ir contra Jesús (Hech.9.1-5, Hech.22.4-8).

Colofón

Si alguien cree que es un hombre religioso, pero no domina su lengua,
se engaña a sí mismo y su religiosidad es vacía.

La religiosidad pura y sin mancha delante de Dios, Nuestro Padre,
consiste en ocuparse de los huérfanos y de las viudas cuando están necesitados,
y en no contaminarse con el mundo.

(Sant.1.26-27)

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.