La jerarquía De La Iglesia.

Arremeter contra la jerarquía eclesial es arremeter contra Cristo que es su cabeza, contra El Espíritu Santo que es su guía, y, en fin, contra Dios, que es quien ha querido que La Iglesia esté organizada como lo está, y contra sus consagrados que han decidido hacerse ayudar y apoyarse en estructuras consultivas y/o directivas humanas.

 

La jerarquía de La Iglesia se compone de:

  1. Jesucristo que es Su Cabeza (Ef.1.22);
  2. Los «guardianes» o «inspectores» (Hech.20.28), que en griego se dice «epíscopos», de donde probiene la palabra «obispos»;
  3. Los «Presbíteros» (Hech.14.23);
  4. Y los «Diáconos» (Hech.6.6).

 

  • Los obispos también son presbíteros, y todos ellos son Sacerdotes Ministeriales.
    Por agilidad, a los presbíteros que no son obispos les llamamos simplemente presbíteros.
  • Los obispos son supervisores de los demás presvíteros, y los presbíteros, de los diáconos.

 

Hay una estructura organizativa, que algunos prefieren verlo como segundas jerarquías, pero, que, en cualquier caso, en nada afectan a la jerarquía eclesial, ni introducen en ellas miembros que le sean ajenos. A saber:

  • Entre los presbíteros de una parroquia, asume la coordinación y responsabilidad de su funcionamiento el párroco;
  • De la misma forma, entre las parroquias de un arciprestazgo, gobierna el arcipreste;
  • Etc.

 

Por otra parte, y como resulta lógico, en el desarrollo normal de sus funciones, obispos y presbíteros se hacen ayudar por estructuras profesionales de apoyo en las que se dejan aconsejar y/o en las que delegan funciones.Estas incluyen secretariados, comisiones, dicasterios adjuntos al obispado petrino, conferencias episcopales, consejos parroquiales, etc
Entre estos cargos funcionales podemos destacar el caso de los cardenales, cuya función específica es la de elegir al sucesor de Pedro.

 

Sometidos a los presbíteros, a los obispos, o en ocasiones, directamente al Papa o a alguna comisión suya, hay asociaciones de fieles, institutos religiosos, monasterios, etc, que incluso en ocasiones tienen su propio gobierno, pero nunca al margen de La Iglesia.

 

De entre los obispos, Dios quiso dar primacía a Pedro (Lc.22.32, Mt.16.18-19, Jn.20.21-23, Mt.28.18-20, Hech.15.7ss), cosa que nadie ponía en duda, sino que hasta se asumía como aseveración indiscutible para premisa en silogismos justificativos (Gal.1.18, Gal.2.8), y por supuesto, Pedro asumió su cargo (Hech.1.15ss, Hech.2.14ss, Hech.3.12ss, Hech.8.14ss, Hech.15.7ss), -sí, también con poder para legislar y anatematizar (Hech.5.3ss, Hech.8.20ss)-, y, Lleno del Espíritu Santo (Hech.4.8ss) va de gira por todas las ciudades (Hech.9.32+, Hech.5.15ss, Hech.9.34-35, Hech.9.40-42).
El Pueblo reconoció su especial dignidad, y se sometió a su autoridad (Hech.2.37ss) así como los apóstoles(Gal.1.18), y cuando estuvo en apuros, oraron por Él (Hech.12.5).
Dios mismo envía al pueblo hacia Pedro (Hech.10.3-10), y a través de Pedro, viene el Espíritu Santo sobre el pueblo (Hech.10.44ss).

 

Arremeter contra la jerarquía eclesial es arremeter contra Cristo que es su cabeza, contra El Espíritu Santo que es su guía, y, en fin, contra Dios, que es quien ha querido que La Iglesia esté organizada como lo está, y contra sus consagrados que han decidido hacerse ayudar y apoyarse en estructuras consultivas y/o directivas humanas.

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.