El Pan De Cada Día, Cada Día

Tu Palabra me da Vida,
confío en Tí Señor.
Tu Palabra es Eterna,
en Ella esperaré.

 

Ni medio día hace que mi oración llegó a tu oído, y la escuchastes, no me dejastes caer; Pero mi palabra es efímera, temporal, dura poco, muy poco, y se esfuma aún sin quererlo.

Y me pregunto, y te pregunto, ¿pues no te pedí esto, y no me lo concedistes? Y triste reclamo, ¿ya ha caducado, o es que tan pronto te has olvidado?
Señor, Tú sabes de qué intimidad hablo, así como sé yo, que merezco ser el reclamado.

 

y después de caer, ahora caigo:

Tú nos enseñas a pedir Al Padre, «Danos El Pan de cada día», «Hoy», es decir: «Cada Día».

Nos enseñas a pedir lo que nosotros, de condición caduca, necesitamos.
Pero es que mi miserable palabra frecuentemente no dura ni un día.

 

No, Tú no olvidas mi oración, sino yo. Soy yo el que la olvida.

sinceramente te agradezco, por que lo que sí olvidas, por Tu Divina Misericordia, son mis pecados.
Y es que hace falta tener un Inmensísimo Corazón, para perdonarme a mí, miseria personificada.

 

Oh, Perdón,
Sagrado Corazón.

Un comentario sobre “El Pan De Cada Día, Cada Día

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.