Hablando en lenguas

Bautismo En El Espíritu Santo

El movimiento pentecostal y carismático utilizan el término de “Bautismo En El Espíritu Santo”, (o bien «Efusión Del Espíritu Santo»), y lo asocian indefectiblemente con hablar en lenguas, porque en Pentecostés, cuando fue derramado El Espíritu Santo sobre los Apóstoles, les capacitó para hablar distintos lenguajes y dialectos, para que pudieran entnderse, justo al contrario que en Babel. (Véase también el artículo titulado El Bautismo En La Historia De La Salvación)

  • [Mt.3.11] Yo los Bautizo con Agua para que se conviertan; pero Aquel que viene detrás de mí es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de quitarle las sandalias. ÉL les Bautizará en El Espíritu Santo y en Fuego.

  • [Lc.3.16] Él tomó la palabra y les dijo a todos: «Yo los Bautizo con Agua, pero viene Uno que es más poderoso que yo, y yo ni siquiera soy digno de desatar la correa de sus sandalias; ÉL les Bautizará en El Espíritu Santo y en Fuego.

  • [Hech.2.1] Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar.
    [Hech.2.2] De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban.
    [Hech.2.3] Entonces vieron aparecer unas Lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de Ellos.
    [Hech.2.4] Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.

La expresión «en el fuego», significa «con fuerza», «con poder». De hecho, aún en nuestros días hablamos de «prueba de fuego» como término capacitivo y probatorio, y no incendiario.
Lo digo por que tanto El Espíritu Santo como la expresión del fuego, son los nexos que contemplan para establecer la relación.

Dios les dió la habilidad o poder (fuego) de hablar en lenguas que no conocían.
Este significado lo vemos confirmado cuando Jesús les habla de el mismo evento con otra expresión distinta que es equivalente:

  • [Hech.1.8] Pero recibirán la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre ustedes, y serán mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra».

  • [Jn.14.26] Pero El Paráclito, El Espíritu Santo, que El Padre enviará en Mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les He dicho.

  • [Jn.16.13] Cuando venga El Espíritu De La Verdad, ÉL los introducirá en toda la verdad, porque no hablará por sí mismo, sino que dirá lo que ha oído y les anunciará lo que irá sucediendo.
    [Jn.16.14] ÉL Me Glorificará, porque recibirá de Lo Mío y se lo Anunciará a ustedes.
    [Jn.16.15] Todo lo que es del Padre es Mío. Por eso les digo: «Recibirá de Lo Mío y se lo Anunciará a ustedes».

Aquí vemos que El Espíritu Santo no fue enviado para que tubieran espectaculares experiencias sobrenaturales, si no para darles poder para ser testigos de Cristo, para educar en la verdad, y también para convencer a los pecadores de su pecado y necesidad de arrepentimiento.
Lo que no vemos por ningún lado de La Biblia es un tal «Bautismo En El Espíritu Santo». Esto está completamente inventado. En su lugar sí encontramos lo siguiente:

[Ef.4.5] Hay Un Solo Señor, Una Sola fe, Un Solo Bautismo.

[Ef.4.2] Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor.
[Ef.4.3] Traten de conservar La Unidad Del Espíritu, mediante El Vínculo De La Paz.
[Ef.4.4] Hay Un Solo Cuerpo y Un Solo Espíritu, así como hay Una Misma Esperanza, a la que ustedes han sido llamados, de acuerdo con la vocación recibida.
[Ef.4.5] Hay Un Solo Señor, Una Sola fe, Un Solo Bautismo.
[Ef.4.6] Hay Un Solo Dios Y Padre de todos, que está sobre todos, lo penetra todo y está en todos.

 

¿Como podrían dar testimonio de Cristo a los confines de la Tierra, si no hablan los idiomas de esos confines?
Pues El Espíritu Santo les capacita, por que Dios no ordena imposibles.

 

El Don De Lenguas

El Don De Lenguas es mencionado en Hechos 2, como el medio que el Espíritu Santo utilizó para que 3000 judíos que escucharon las maravillas de Dios en su idioma natal, respondieran al Evangelio tras la predicación de San Pedro.

Después es mencionado en Hechos 10:46 cuando el evangelio llegó por vez primera a los gentiles (aquellos que no eran judíos) para confirmar la aprobación de Dios de que las naciones escucharan el Evangelio.

Y, por último, en Hechos 19:6 cuando cerca de doce hombres que habían sido Bautizados por Juan el bautista fueron Bautizados con el Bautismo Cristiano.

 

Todos deben hablar en lenguas

Si bien el hablar en lenguas milagrosamente fue un signo, de ello no se sigue que todo el que haya recibido El Espíritu Santo necesite hacerlo, ni mucho menos que el que no lo haga no lo haya recibido.

Según el movimiento Pentecostal y carismático, cada creyente debe hablar en lenguas, pero observe que El Espíritu Santo fue derramado sobre «todos» los allí reunidos, los que hablaron en lenguas, pero no sobre «todos» los allí no reunidos que vinieron posteriormente a enterarse de lo qué estaba pasando allí…

[Hech.2.4] Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.

[Hech.2.1] Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar.
[Hech.2.2] De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban.
[Hech.2.3] Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos.
[Hech.2.4] Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse.

[Hech.2.5] Había en Jerusalén judíos piadosos, venidos de todas las naciones del mundo.
[Hech.2.6] Al oírse este ruido, se congregó la multitud y se llenó de asombro, porque cada uno los oía hablar en su propia lengua.
[Hech.2.7] Con gran admiración y estupor decían: «¿Acaso estos hombres que hablan no son todos galileos?

Los 3000 Convertidos en ese momento que fueron Bautizados (Hech.2.41), no hablaban en lenguas, ni La Biblia menciona que lo hicieran después de haber sido Bautizados, sino más bien, que los que hacían milagros, -y hablar en lenguas es un milagro-, eran Los Apóstoles:

[Hech.2.43] Un santo temor se apoderó de todos ellos, porque los Apóstoles realizaban muchos prodigios y signos.

Muchas iglesias pentecostales, en especial las autodenominadas evangélicas, enseñan que la evidencia del Espíritu Santo es hablar en lenguas, lo cual es radicalmente falso. No te dejes engañar. Es más cierto que por el fruto se conoce al árbol (Mt.7.18-20), y los frutos del Espíritu Santo son: Amor, alegría, paz, magnanimidad, afabilidad, bondad, confiabilidad, mansedumbre y temperancia (Gal.5.22-23).
Incluso llegan a enseñar que «las lenguas» -refiriéndose a las lenguas incomprensibles o «Glosolalia»- es el único idioma que el Diablo no puede entender, como forma de incitar ha que aprendan a hacerlo. Ahora bien… Los dones no se aprenden, ¿No?

 

Xenoglosia

La Conversión y Bautismo de estas 3000 personas no hubiera podido ser posible, si las lenguas que hablaran Los Apóstoles fueran desconocidas para esa gente.

[Hech.2.8] ¿Cómo es que cada uno de nosotros los oye en su propia lengua?

[Hech.2.9] Partos, medos y elamitas, los que habitamos en la Mesopotamia o en la misma Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia Menor,
[Hech.2.10] en Frigia y Panfilia, en Egipto, en la Libia Cirenaica, los peregrinos de Roma,
[Hech.2.11] judíos y prosélitos, cretenses y árabes, todos los oímos proclamar en nuestras lenguas las maravillas de Dios».

Comprendamos que lo que hemos visto como «hablar en lenguas» se refiere a la «Xenoglosia», que consiste en hablar milagrosamente dialectos y lenguas extranjeras que no se han aprendido.

En efecto, el don de lenguas es un signo para los incrédulos (1Cor.14.22), no para los creyentes.

 

Glosolalia

«hablar en lenguas» o más propiamente «orar en lenguas» se puede referir también a la «Glosolalia», que consiste en emitir sonidos articulados, bien pronunciados, con fervor, reverencia, y voluntad de oración, y puede ser esta una forma de oración, como puede serlo cualquier proceso creativo, puesto que, en cualquier caso, Dios entiende el corazón, no necesita de nuestro lenguaje (ver Mt.6.8…etc).

[1Cor.14.4] El que habla un lenguaje incomprensible se edifica a sí mismo, pero el que profetiza edifica a la comunidad.

Todos los dones son dados para edificar a los otros (1Cor.12.7), a excepción del Don de hablar palabras incomprensibles, que es el único don que solo edifica al que lo practica, a no ser que haya alguien que lo interprete, en cullo caso, -obviamente- ya no sería un lenguaje incomprensi
ble, sino, comprensible para el intérprete que debe darlo a conocer a la asamblea, y de esta manera, profetizar.

[1Cor.14.39] En conclusión, hermanos, aspiren al don de la profecía y no impidan que se hable en un lenguaje incomprensible.
[1Cor.14.40] Pero todo debe hacerse con decoro y ordenadamente.

Él es el primero en dar ejemplo en no impedir que se hable en lenguas incomprensibles… Por que podrá ser incomprensibles para unos, y comprensibles para otros.

Este orden incluye normas como las que siguen:

[1Cor.14.9] si no hablan de manera inteligible, ¿cómo se comprenderá lo que dicen? Estarían hablando en vano.

Por eso, el lenguaje debe ser inteligible, aunque sea sólo para uno de la comunidad, que pueda interpretarlo para el resto, sino, mejor que se calle, según las instrucciónes dadas por San Pablo en 1Cor.14.28.

sin embargo, las comunidades carismáticas y las ya aludidas pentecostales, a diario practican en sus «cultos», sin ningún tipo de reparo, el hablar en lenguas incomprensibles, sin que haya presente ningún intérprete, ni se le espere, busque, o desé.

 

Los Dones Del Espíritu Santo

Lo primero que tenemos que saber, es que no hay ninguna lista de Dones con carácter exaustivo, así como que hay actitudes que pueden ser confundidas con Dones sin serlo. Por ejemplo, uno puede ser maestro por cuestiones económicas, no por desarrollo de la capacidad que Dios le haya donado para enseñar, etc,, etc, etc.

  • [Ef.4.11] ÉL comunicó a unos el don de ser apóstoles, a otros profetas, a otros predicadores del Evangelio, a otros pastores o maestros.

  • [Rom.12.6] Conforme a la gracia que Dios nos ha dado, todos tenemos aptitudes diferentes. El que tiene el don de la profecía, que lo ejerza según la medida de la fe.
    [Rom.12.7] El que tiene el don del ministerio, que sirva. El que tiene el don de enseñar, que enseñe.
    [Rom.12.8] El que tiene el don de exhortación, que exhorte. El que comparte sus bienes, que dé con sencillez. El que preside la comunidad, que lo haga con solicitud. El que practica misericordia, que lo haga con alegría.

  • [1Ped.4.11] El que ha recibido el don de la Palabra, que la enseñe como Palabra de Dios. El que ejerce un ministerio, que lo haga como quien recibe de Dios ese poder, para que Dios sea glorificado en todas las cosas, por Jesucristo. ¡A él sea la gloria y el poder, por los siglos de los siglos! Amén.

  • [1Cor.12.8] El Espíritu da a uno la sabiduría para hablar; a otro, la ciencia para enseñar, según el mismo Espíritu;
    [1Cor.12.9] a otro, la fe, también en el mismo Espíritu. A este se le da el don de curar, siempre en ese único Espíritu;
    [1Cor.12.10] a aquel, el don de hacer milagros; a uno, el don de profecía; a otro, el don de juzgar sobre el valor de los dones del Espíritu; a este, el don de lenguas; a aquel, el don de interpretarlas.
    [1Cor.12.11] Pero en todo esto, es el mismo y único Espíritu el que actúa, distribuyendo sus dones a cada uno en particular como él quiere.

De todas las listas de Dones o Carismas, sólo en esta, (1Cor.12.10), figura, pero junto al Don de interpretarla.
Más, que los corintios practicaran la Glosolalia es lo que lleva a San Pablo a hablar de ella, -y por cierto, en el contexto de una corrección/denuncia-, y no al contrario.

 

1ª Carta A Los Corintios

No podemos ignorar, que la 1ª carta de San Pablo a los corintios, tiene un fuerte carácter correctivo.
Los corintios también practicavan muchas otras cosas que no eran precisamente signos de santidad, y no por que San Pablo las mencione las está aprobando ni similar…

  • [1Cor.3.2] Los alimenté con leche y no con alimento sólido, porque aún no podían tolerarlo, como tampoco ahora,
    [1Cor.3.3] ya que siguen siendo carnales. Los celos y discordias que hay entre ustedes, ¿no prueban acaso, que todavía son carnales y se comportan de una manera puramente humana?
    [1Cor.3.4] Cuando uno dice: «Yo soy de Pablo», y el otro: «Yo de Apolo», ¿acaso no están procediendo como lo haría cualquier hombre?

  • [1Cor.5.1] Es cosa pública que se cometen entre ustedes actos deshonestos, como no se encuentran ni siquiera entre los paganos, ¡a tal extremo que uno convive con la mujer de su padre!

    [1Cor.5.2] ¡Y todavía se enorgullecen, en lugar de estar de duelo para que se expulse al que cometió esa acción!
    [1Cor.5.3] En lo que a mí respecta, estando ausente con el cuerpo pero presente con el espíritu, ya lo he juzgado, como si yo mismo estuviera allí.
    [1Cor.5.4] Es necesario que ustedes y yo nos reunamos espiritualmente, en el nombre y con el poder de nuestro Señor Jesús,
    [1Cor.5.5] para que este hombre sea entregado a Satanás: Así se perderá su carne, pero se salvará su espíritu en el Día del Señor.

  • [1Cor.6.1] ¿Cómo es posible que cuando uno de ustedes tiene algún conflicto con otro, se atreve a reclamar justicia a los injustos, en lugar de someterse al juicio de los santos?

    [1Cor.6.2] ¿No saben ustedes que los santos juzgarán al mundo? Y si el mundo va a ser juzgado por ustedes, ¿cómo no van a ser capaces de juzgar asuntos de mínima importancia?
    [1Cor.6.3] ¿Ignoran que vamos a juzgar a los mismos ángeles? Con mayor razón entonces, los asuntos de esta vida.
    [1Cor.6.4] ¡Y pensar que cuando ustedes tienen litigios, buscan como jueces a los que no son nadie para la Iglesia!
    [1Cor.6.5] Lo digo para avergonzarlos: ¡por lo visto, no hay entre ustedes ni siquiera un hombre sensato, que sea capaz de servir de árbitro entre sus hermanos!
    [1Cor.6.6] ¡Un hermano pleitea con otro, y esto, delante de los que no creen!
    [1Cor.6.7] Ya está mal que haya litigios entre ustedes: ¿Acaso no es preferible sufrir la injusticia o ser despojado?
    [1Cor.6.8] Pero no, ustedes mismos son los que cometen injusticias y defraudan a los demás, ¡y esto entre hermanos!
    [1Cor.6.9] ¿Ignoran que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No se hagan ilusiones: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los pervertidos,
    [1Cor.6.10] ni los ladrones, ni los avaros, ni los bebedores, ni los difamadores, ni los usurpadores heredarán el Reino de Dios.

  • [1Cor.6.15] ¿No saben acaso que sus cuerpos son miembros de Cristo? ¿Cómo voy a tomar los miembros de Cristo para convertirlos en miembros de una prostituta? De ninguna manera.

    [1Cor.6.16] ¿No saben que el que se une a una prostituta, se hace un solo cuerpo con ella? Porque dice la Escritura: Los dos serán una sola carne.
    [1Cor.6.17] En cambio, el que se une al Señor se hace un solo espíritu con él.

    [1Cor.6.18] Eviten la fornicación. Cualquier otro pecado cometido por el hombre es exterior a su cuerpo, pero el que fornica peca contra su propio cuerpo.

    [1Cor.6.19] ¿O no saben que sus cuerpos son templo del Espíritu Santo, que habita en ustedes y que han recibido de Dios? Por lo tanto, ustedes no se pertenecen,
    [1Cor.6.20] sino que han sido comprados, ¡y a qué precio! Glorifiquen entonces a Dios en sus cuerpos

  • [1Cor.11.17] Y ya que les hago esta advertencia, no puedo felicitarlos por sus reuniones, que en lugar de beneficiarlos, los perjudican.

    [1Cor.11.18] Ante todo, porque he oído decir que cuando celebran sus asambleas, hay divisiones entre ustedes, y en parte lo creo.
    [1Cor.11.19] Sin embargo, es preciso que se formen partidos entre ustedes, para que se pongan de manifiesto los que tienen verdadera virtud.

    [1Cor.11
    .20] Cuando se reúnen, lo que menos hacen es comer la Cena del Señor

  • [1Cor.15.12] Si se anuncia que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo algunos de ustedes afirman que los muertos no resucitan?
    [1Cor.15.13] ¡Si no hay resurrección, Cristo no resucitó!
    [1Cor.15.14] Y si Cristo no resucitó, es vana nuestra predicación y vana también la fe de ustedes.
    [1Cor.15.15] Incluso, seríamos falsos testigos de Dios, porque atestiguamos que él resucitó a Jesucristo, lo que es imposible, si los muertos no resucitan.
    [1Cor.15.16] Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó.
    [1Cor.15.17] Y si Cristo no resucitó, la fe de ustedes es inútil y sus pecados no han sido perdonados.
    [1Cor.15.18] En consecuencia, los que murieron con la fe en Cristo han perecido para siempre.
    [1Cor.15.19] Si nosotros hemos puesto nuestra esperanza en Cristo solamente para esta vida, seríamos los hombres más dignos de lástima.
    [1Cor.15.20] Pero no, Cristo resucitó de entre los muertos, el primero de todos.
    [1Cor.15.21] Porque la muerte vino al mundo por medio de un hombre, y también por medio de un hombre viene la resurrección.
    [1Cor.15.22] En efecto, así como todos mueren en Adán, así también todos revivirán en Cristo,
    [1Cor.15.23] cada uno según el orden que le corresponde: Cristo, el primero de todos, luego, aquellos que estén unidos a él en el momento de su Venida.
    [1Cor.15.24] En seguida vendrá el fin, cuando Cristo entregue el Reino a Dios, el Padre, después de haber aniquilado todo Principado, Dominio y Poder.
    [1Cor.15.25] Porque es necesario que Cristo reine hasta que ponga a todos los enemigos debajo de sus pies.
    [1Cor.15.26] El último enemigo que será vencido es la muerte,
    [1Cor.15.27] ya que Dios todo lo sometió bajo sus pies. Pero cuando él diga: «Todo está sometido», será evidentemente a excepción de aquel que le ha sometido todas las cosas.
    [1Cor.15.28] Y cuando el universo entero le sea sometido, el mismo Hijo se someterá también a aquel que le sometió todas las cosas, a fin de que Dios sea todo en todos.

 

Con respecto a todas estas cosas, incluido el desorden en las reuniones cultuales y el hablar desordenadamente de forma que nadie pueda entender nada, San Pablo llama al orden con esta carta, 1Cor.14.26-33:

[1Cor.14.33] porque Dios quiere la paz y no el desorden.

 

 

Advertencia

Si usted habla en lenguas incomprensibles -incluso para usted mismo- en el culto o similar, ponga mucho cuidado en discernir bien que espíritu le inspira.

3 comentarios sobre “Hablando en lenguas

  1. Quiero decir lo que he dicho: Que San Pablo nos ordena a que tengamos prudencia y Él mismo la tiene; Cuando Él incluye esos Dones es por que sabe con certeza que efectivamente lo son.Hay que discernirlo bien, cada caso particularmente, por que puede ser una manifestación de poco más que el propio ego haciéndose querer lucir por encima de los demás, e, incluso, pretendiendo que, como nadie puede entender lo que dice, tampoco nadie puede decir que está haciendo el tonto en grado supremo y burlándose de todos, en primer lugar del Espíritu Santo;Por eso, para que no llegue a darse ese abuso, La Biblia, Dios por boca de San Pablo, nos dice como debemos actuar: Si no hay intérprete, no escucharlo, y ante duda de autenticidad, rechazarlo, punto.Igualito que con cualquier otra revelación privada: Si contradice la revelación pública, fuera; si tienes duda, no estás obligado a creerla; Dios ya se sabe hacer escuchar, y si verdaderamente te habla Dios, no tendrás dudas, o si las tienes, ÉL te las resolverá.

    Me gusta

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.