¿Y ahora qué?

Salmo 88

En el primer fragmento el salmista invoca a Dios, para rogarle por la situación que dibuja con palabras.

Es una plegaria modelo, en la que se presenta a Dios las necesidades, con total sencillez;
Algo así como el No tienen vino de la Santísima Virgen María en Las Bodas De Caná.

Sigue leyendo «¿Y ahora qué?»

Anuncio publicitario