Que Fácil es comprometerse en lo abstracto, que difícil en lo concreto

Señor mío, te ofrezco todo mi corazón -Dice la madre-.
Señor mío, te ofrezco todo mi corazón -Repite el hijo-.

Mira qué niño más bueno, que ofrece su corazón al Señor -Pensaba su madre-.

Señor mío, te ofrezco toda mi alma.
Señor mío, te ofrezco toda mi alma.

A ver si nos ha salido un santo, que también ofrece su alma al Señor.. -Cavila-.

Señor mío, te ofrezco mi vida entera.
Señor mío, te ofrezco mi vida entera.

Este va directo a los altares, ya que ofrece incluso su vida entera al Señor»; Pero antes de echar las campanas al vuelo, vamos a hacer una prueba más.

Señor mío, te ofrezco mi osito de peluche.
¡No! ¡Mi peluche es mío!

Escuchado en Radio María.

Un comentario sobre “Que Fácil es comprometerse en lo abstracto, que difícil en lo concreto

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.