Mi Padre Es El Piloto

Un niño muy educado y formal subió a un avión, buscó su asiento, y se sentó.
Abrió su libro y se puso a colorearlo.
No presentaba rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión.

Durante un buen rato, hubo tormenta y mucha turbulencia.
En un determinado momento hubo una sacudida fuerte, y todos estaban muy nerviosos, pero el niño mantuvo la calma y serenidad en todo momento.

Una mujer frenética le preguntó:
–¿Niño, no tienes miedo?
–No señora, -contestó el niño, y mirando su libro de pintar le dijo entusiasmado-,
¡MI PADRE ES EL PILOTO!

Sigue leyendo «Mi Padre Es El Piloto»

Anuncio publicitario