Testimonio del Beato Cardenal Van Thuan

En el campo de reeducación estábamos divididos en grupos de 50 personas;
Dormíamos en un lecho común: Cada uno tenía derecho a 50 cm…
Nos arreglamos para que hubiera cinco católicos conmigo.
A las 21.30 había que apagar la luz y todos tenían que irse a dormir.
En aquel momento me encogía en la cama para celebrar la misa, de memoria, y repartía la comunión pasando la mano por debajo de la mosquitera.

(Beato Cardenal Van Thuan)

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.