Mano corrupta

El que esté libre de pecados que tire la primera piedra;
El que realmente lo está, no las tira;
Y yo, mano hacedora de perversión,
lanzo las más grandes que permiten mis fuerzas.
Libres de chinas y grava,
limpios del más fino polvo,
molidos por las inmensas rocas,
sin reclamo de tregua gimen los pies
que tan lejos paso a paso por el Camino portan
el testimonio de la Palabra, la Verdad y la Vida,
a las periferias existenciales cercanas y remotas.

Y tú, dedo señalador
de paja ajena que no ves
la viga que al ojo atraviesa
causándole infección y ceguera.
¡Necio! ¡Qué oscuridad más grande
tendrás si el ojo se enferma!

Yo, mano de los dedos responsable,
espantoso escándalo, sur en vez de norte,
motor de iniquidad que exaspera
a los corporales miembros bienhechores
que trigo y no cizaña siembran
en este valle de lágrimas
en el que se tarda la primavera.

¿Y aún tendré el descaro de reclamar
el dolor que causáis los que hacéis andar
agradecidos con solícita obediencia
al Cuerpo que a la Cabeza eleva,
apretando los párpados para cual estúpido ignorar
que ese dolor lo causan las piedras
que trituran sin compasión
cuando con presuntuosidad excedo mis fuerzas?

No es suya la culpa, no,
ni del dedo que señala,
ni de la piedra que machaca,
ni del pie que herido duele:

Es mía la culpa Dios,
no tengo escusa, he sido malo,
Mírame con compasión,
tu que mereces todo, Jesucristo Hermano,
alcánzame del PADRE el perdón,
y aunque no merezco la remisión,
confío en ti, y me abandono en tus manos.

 

(Un servidor)

 

Consideraciones:

  • El Cuerpo, es la Santa Iglesia.
  • La Cabeza es Cristo.
  • Los dedos son las personas que nosotros como mano movemos.
  • Hablo del índice:
    Este dedo se llama así por ser quien indica, pero lo que debe indicar es el rumbo.
    Índices son los que tenemos visibilidad en La Santa Iglesia, mas no solo obispos, sino también Sacerdotes, Catequistas, y todos los que tenemos alguna responsabilidad en la Evangelización.
  • También menciono expresamente al dedo corazón:
    Este es el dedo que está en el centro, por eso toma el nombre de «corazón».
    Es también el más largo, con el que más lejos podemos tocar.
    Se corresponde con lo más íntimo de cada persona.
    Pero con la mención a este dedo quiero significar concretamente a los que están en vía de evangelización, catecúmenos…
  • Los pies son, los escandalizados o dañados en cualquier forma, que soportan pacientemente sin pretender ningún mérito.
    Gente buena, que en la Iglesia hay a puñaos, aunque no se noten por que no hacen ruido.
  • ¿Y quien es la mano?
    La mano soy yo, la mano es mi amigo Mano-lo, la mano somos nosotros, vosotros, ellos… Una mano es cualquiera capaz de mover «dedos», es decir, de influirles.
    También es mano aquella que, siendo Miembro del Cuerpo, golpea, tira piedras…
    En resumen, cualquier pecador Católico, susceptible de escandalizar.

Concretamente empecé el escrito pensando en un obispo por «mano», que recientemente causó grave escándalo en la Iglesia con sus declaraciones públicas, terminando por ponerme yo en ese lugar, aunque no por hacer mías sus declaraciones, pues no se corresponde con mi parecer ni sentir, sino, por entender que si somos ambos Miembros del mismo Cuerpo, juzgarle a él es juzgarme a mi mismo, y al Cuerpo, y a la Cabeza.

Gracias te doy Señor Espíritu Santo, por nuestros tuyos Gemidos Inefables.

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.