Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir. ¡Vive Hoy y no esperes para vivir!

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, después de tener un coche…

Luego nos sentimos frustrados porque nuestro coche no es lo suficientemente potente, o nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que seremos más felices cuando tengamos más “caballería” en el motor de nuestro vehículo y más dichosos cuando crezcan nuestros hijos y dejen de ser niños, Y cuando sean adolescentes desearemos que pase rápidamente esa etapa que nos desespera.

Más tarde decidimos que nuestra vida será completa cuando a nuestro esposo/a le vaya mejor, cuando tengamos una casa con jardín, cuando nos podamos ir de vacaciones al lugar deseado, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos.

Si no es ahora, ¿Cuándo? La sucesión de «luegos» se antoja eterna, así que deja de esperar hasta que termines la Universidad, hasta que encuentres trabajo, hasta que te enamores, que te cases, que tengas hijos, hasta que ellos terminen la universidad, que encuentren trabajo, que se enamoren, que se casen, hasta que llegue el Domingo por la mañana, la primavera, el verano, el otoño o el invierno… o hasta que te mueras esperando empezar.

Nuestro Señor nos invita a caminar por É´L, camino al Cielo, en sentido de la conversión… ¡Ahora! ¡Ya! ¡Pues el Reino De Dios está cerca!

No sean necios. No hagan oídos sordos. Atiendan. Es AHORA cuando nos toca actuar, elegir… Estén alegres, Repito: Estén alegres, que la felicidad eterna nos espera. Cualquier atisbo de felicidad mundana es pasajera:
Ustedes miren más allá, al Más Allá, y vivan ahora consecuentes con lo que está por llegar.

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor Después…
Para no ver el ahora.
¡Afróntalo! ¡Enfréntalo!

Luego nos sentimos frustrados porque esto no es lo mejor…
En efecto: La postergación sistemática Es la peor actitud que podemos tomar.

Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir.
¡Vive Hoy y no esperes para vivir!
¡VIVE!

Anuncio publicitario

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.