¿Qué Me cantas?

Movido por Amor a Dios Padre Todopoderoso y por ÉL a los hombres, por Adorarle, Honrarle y Alabarle Espíritu Santo mediante, por el respeto que me merece Su Santa Iglesia de la cual soy miembro, y por necesidad religiosa vía el Vínculo Sagrado que Significan los Sacramentos tan sabia y magníficamente ordenados según sagrada Liturgia y Ministrados por mandato y autoridad que emana de Jesucristo por Sucesión Apostólica,


 

apoyándome en los siguientes fundamentos,


1.- «Es un derecho de la comunidad de fieles que, sobre todo en la celebración dominical, haya una música sacra adecuada e idónea, según costumbre»… (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 57).
«Todos los fieles cristianos gozan del derecho de celebrar una liturgia verdadera, y especialmente la celebración de la santa Misa, que sea tal como la Iglesia ha querido y establecido, como está prescrito en los libros litúrgicos y en las otras leyes y normas» (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 12).
2.- «Se entiende por Música Sagrada, aquella que, habiendo sido creada para la celebración del Culto Divino, está dotada de Santidad y Bondad De Formas» (Instrucción «Musicam Sacram«, 4,A).
3.- «Dése mucha importancia a la enseñanza y a la práctica musical» […] «Dése también una genuina educación litúrgica a los compositores y cantores, en particular a los niños» (Constitución Sacrosanctum Concilium, 115)
4.- «El Misterio de la Eucaristía es demasiado grande «para que alguien pueda permitirse tratarlo a su arbitrio personal, lo que no respetaría ni su carácter sagrado ni su dimensión universal». Quien actúa contra esto, cediendo a sus propias inspiraciones, aunque sea sacerdote, atenta contra la unidad substancial del Rito romano, que se debe cuidar con decisión»… (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 11).
«Cese la práctica reprobable de que sacerdotes, o diáconos, o bien fieles laicos, cambian y varían a su propio arbitrio, aquí o allí, los textos de la sagrada Liturgia[...] adulteran el sentido auténtico de la Liturgia»… (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 59).

«No está permitido omitir o sustituir, arbitrariamente, las lecturas bíblicas prescritas ni, sobre todo, cambiar «las lecturas y el salmo responsorial, que contienen la Palabra de Dios»… (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 62).
5.- El rito De La Paz «Debe ser breve. El abuso, extendido en algunos lugares, de prolongar sin necesidad este rito, incluso con la ayuda de laicos, contrariamente a las normas, o de atribuirle una importancia exagerada, debe ser corregido con gran urgencia» (Instrucción «Redemptionis Sacramentum«, 154).
Será necesario que en el momento de darse la paz se eviten algunos abusos tales como: La introducción de un “canto para la paz”, inexistente en el Rito romano” (Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, «El Significado Correcto del Rito de la Paz», 6, C, Agosto del 2014).
6.- «La naturaleza de las partes “presidenciales” exige que se pronuncien con voz clara y alta, y que todos las escuchen con atención.[44] Por consiguiente, mientras el Sacerdote las dice, no se tengan cantos ni oraciones y callen el órgano y otros instrumentos musicales» (Instrucción General Del Misal romano, 32).


Con la presente vengo a Rogar y Reclamar la observación de cuanto sigue:


1.- El Magisterio de La Iglesia Católica interpela a que se le dé «mucha importancia a la enseñanza y a la práctica musical», y «también una genuina educación litúrgica a los compositores y cantores», para que pueda haber «una música sacra adecuada e idónea», «sobre todo en La Celebración Dominical», que, por otra parte, «Es un derecho de La Comunidad De Fieles.
Los criterios para excojer las canciones y para establecer su modo de interpretación, viene inequívocamente establecido por El Magisterio De La Iglesia Católica, bajo la guía Del Espíritu Santo, y no se puede reducir a gustos, apetencias, la pereza a la hora de aprender o reciclarse, y menos aún a rivalidades o desacuerdos, por las que alguien tiene que quedar encima de otro.
El Coro es Ministerio, sugeto a la misma Autoridad que el Sacerdote Ministerial, -con la diferencia de que el Sacerdote ha sido Ordenado Sacramentalmente-, y sometido también -y en primera instancia- al sacerdote, y nunca el Sacerdote sometido al Coro: Sacerdote y Coro sirven, primero a Dios, -y a Dios en Su Liturgia, en su Iglesia-, y luego al Pueblo De Dios; Pero al Pueblo por Dios, y no al contrario.
Los intereses de La Iglesia deben prevalecer por encima de Los Intereses de los componentes del coro, por que La Iglesia viene de Dios, y «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hech.5.29). Y el que no acepta El Magisterio de La Iglesia, no está en comunión con Ella; Así de sencillo. Jesús no fue detrás de los que decidieron abandonarle, sino que «Jesús preguntó entonces a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?»» (Jn.6.67), ni fue detrás de Judas, cuando Judas fue a entregarle, y seguramente que le dolería la traición.
Al Coro no se le puede excusar en que «hace lo que puede», cuando lo que se le pide no es que haga más de lo que hace, sino menos: Concretamente, que deje de cantar las canciones que no son aptas para La Liturgia.

2.- La música de origen no Católico no fue Creada para la celebración del Culto Divino Católico; Y, aún en el extraño caso que sí lo fuera (haylo, véase Johann Sebastian Bach, quien compuso por encargo para La Iglesia católica siendo él protestante), el alma del Católico que se interese por buscar más canciones del mismo autor, o se lo encuentre sin buscarlo por ser listado automáticamente en su reproductor de preferencia, (la tecnología actual hace estas cosas), -especialmente si es débil en la Fe, de escasa formación, o que pasa por alguna etapa de fragilidad-, corre serio peligro al encontrarse con canciones del mismo autor que contiene doctrinas falsas y perniciosas, autor a quien se le ha transferido esa autoridad moral por el simple hecho de usar sus canciones en la Liturgia, legitimado en confianza por paráfrasis / atribución análoga a La Iglesia, de lo provisto por Nuestro Señor Jesús en Mt.7.11: «Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre de ustedes que está en el cielo dará cosas buenas a aquellos que se las pidan!». Hay autores protestantes que desean transmitir sus doctrinas, incluso, -oh gran logro a su entender-, dentro de La Iglesia católica. Por favor recordar que la música es y contiene lenguaje, y que el lenguaje no es neutro. Los protestantes núnca pondrían en sus cultos música católica. Al incluir musica protestante en Misa, se le da mayor catolicidad (universalidad), ya que se canta en La Iglesia católica y en la de origen, que a la música que sí es católica (universal), que se canta sólo en La Iglesia católica. Considérese también que la tecnología actual permite identificar la canción que está sonando y mostrar las demás canciones del mismo autor.
3.- Por mucho que se haga una ulterior parodia cambiándole la letra a una canción, no es Música Sagrada si no ha sido Creada para la celebración del Culto Divino Católico. Hay autores que no quieren que a sus obras se le de uso Religioso Católico. Quizás si hubieran querido eso, le habrían puesto una letra acorde a dicho uso. Seguro que los autores católicos no quieren ver su música parodiada, soportando una letra blasfema. ¡Respétese! mas, si lo argumentado no bastara, le adjunto otrosi: deshubica de la celebración a quien reconociéndo la dicha canción, le invoque recuerdos, pensamientos, emociones o sentimientos, que en ese momento estén fuera de lugar, agrabado por la posible bulgaridad de la letra original, de conocerse.
4.- El ecumenismo es esencial y radicalmente diferente y hasta contrario al sincretismo religioso: Lo primero es un objetivo deseado por La santa Iglesia; lo segúndo, lo ha condenado durante todos los siglos, desde antes de su misma fundación, Su cabeza, Nuestro señor Jesucristo: «Nadie usa un pedazo de género nuevo para remendar un vestido viejo, porque el pedazo añadido tira del vestido y la rotura se hace más grande. Tampoco se pone vino nuevo en odres viejos, porque los odres revientan, el vino se derrama y los odres se pierden. ¡No, el vino nuevo se pone en odres nuevos, y así ambos se conservan!» (Mt.9.16-17), y, «No den las cosas sagradas a los perros, ni arrojen sus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen y después se vuelvan contra ustedes para destrozarlos» (Mt.7.6).
Mezclar elementos sagrados que deben estar separados, -también cuando estos sean musicales-, es sincretismo, que lleva a la desacralización, y dado el caso, a un eventual sacrilegio.
En cualquier caso, situémosnos, La santa Misa no es un evento ecuménico, y mucho menos sincretista.

5.- Incluso habiendo sido creada para la celebración del Culto Divino, una canción es Antilitúrgica cuando con ella mutilan, deforman, cambian y varían a su propio arbitrio, aquí o allí, los textos de la Sagrada Liturgia, práctica reprobable con la que adulteran el sentido auténtico de la Liturgia misma. No está permitido omitir o sustituir, arbitrariamente, las lecturas bíblicas prescritas
6.- No es una música sacra adecuada e idónea para celebrar una liturgia verdadera, y especialmente la celebración de la Santa Misa, que sea tal como la Iglesia ha querido y establecido, , como está prescrito en los libros litúrgicos y en las otras leyes y normas, la que no está dotada de Santidad, cuando contiene herejías o errores doctrinales con los que Pervierte la Fe
7.- No es Música Sagrada la que no está dotada de Bondad De Formas, no proveyendo, o perturbando, el ambiente que le es propio a la Celebración del Culto Divino católico, sino que por el contrario, es escandalosa; Y «Si alguien escandaliza a uno de estos pequeños que creen en mí, sería preferible para él que le ataran al cuello una piedra de moler y lo hundieran en el fondo del mar» (Mt.18.6). «¡Ay del mundo a causa de los escándalos! Es inevitable que existan, pero ¡ay de aquel que los causa!» (Mt.18.7).
8.- Lo anterior incluye las canciones que –contrariamente a las normas– invitan a bailar o tocar las palmas, y las que incurren en El abuso, extendido en algunos lugares, de prolongar sin necesidad este rito, el de Dar La Paz, que debe ser breve, o de atribuirle una importancia exagerada, que debe ser corregido con gran urgencia. Y esto, con total independencia de si se canta o no el «Agnus Dei», condición que no he encontrado en ningún documento magisterial. Ante la obstinación, La Santa Sede ha tenido que llamar la atención sobre el abuso de La introducción de un “canto para la paz”, inexistente en el Rito romano. ¿De verdad que no queda suficientemente claro?: La Iglesia NO quiere este cánto, en ninguna circustancia; aunque al coro le entusiasme cantarla, tampoco.
9.- «Mientras el Sacerdote las dice, [las partes presidenciales], no se tengan cantos ni oraciones y callen el órgano y otros instrumentos musicales»: Las guitarras, también; y la de [ponga aquí el nombre del guitarrista de su preferencia], también.
10.- Otra inconveniencia es que si en una celebración se interpreta -o incluso se capta de fondo accidentalmente- canciones con derechos de autor ejercidos, dicha celebración deja de poder ser transmitida por los servicios de internet que ya tienen implementado el control de derechos tales como Youtube o facebook, y ni siquiera podrá ser almacenado en discos virtuales en la nube tales como Google Drive, (dependiendo de la configuración de privacidad), so diversas penalizaciones contra el usuario. Considérese además, que ciertos dispositivos guardan directamente en «la nube», por lo que ni siquiera podría grabarse con objeto de la posterior evaluación de la calidad de la ejecución propia.
Pero, lo más grave de cantar música con copyright ejercido, es que el uso ilegítimo -desautorizado- de la propiedad ajena es robo, (PECADO). ¿Vamos a ofrecer Culto a Dios con canciones robadas? ¿Es que Dios no se merece algo mejor?


El Objeto es:


Que se actúe según cada necesidad, con la eficacia y urgencia que requiere el asunto, para poner fin a los errores, las desobediencias obstinadas, y demás inconveniencias señaladas, fomentando con buen agrado lo que conviene y Combatiendo con ahínco lo que no conviene, entendiendo por «lo que conviene», lo que La Iglesia determina bajo la Guía del Espíritu Santo que conviene, mientras que lo que no conviene no se limita a lo antónimo.
 
Agradezco a los Sacerdotes, Coros y aquellos en que delegan, que verdaderamente estén comprometidos con la Santa Iglesia y Su Liturgia, pero constato y denuncio enérgicamente, a los que no la cuidan todo lo que se le debe, sino que se atreben a desvirtuarla, con gran daño para El Pueblo y Familia De Dios, cosa que verdaderamente me duele, y, por la cual, estoy dispuesto a luchar hasta las últimas consecuencias.


Concluyo diciendo que,


Ya que «ÉL, [Cristo a Su Iglesia], la purificó con el Bautismo del Agua y la Palabra, porque quiso para Sí una Iglesia Resplandeciente, sin mancha ni arruga y sin ningún defecto, sino Santa e Inmaculada» (Ef.5.26-27), reviste especial gravedad, que La Santa Iglesia De Dios diga una cosa y haga otra; o bien, tenga dos formas de ser simultáneas y contradictorias entre sí. Ello supone a todas luces, una máncha no querida por Su Creador, Dueño y Señor; una reveldía; una deserción. Y esto es una situación que urge depurar; un flaco favor que se le está haciendo, quizás, en aras de «¿servirle?», no necesariamente con malicia, sino tal vez, con la mejor intención pero el mayor desatino.

El artículo 154 de la instrucción Redemptionis Sacramentum, que versa sobre la temática del abuso de la albitrariedad con que se usa la música en la Liturgia, manifiesta que «debe ser corregido con gran urgencia».


Es lo mismo que pide La Santa Iglesia lo que a Ella misma pido,
En Mérida, Badajoz, actualizado a 20/05/2019 a las 23h,
Ignacio Jonatan hernández López.
Atentamente.

Anuncio publicitario

4 comentarios sobre “¿Qué Me cantas?

  1. Hola Joni.
    Me gustaría que hicieras en esta misma clave, en este formato, lo mismo con otras cosas de La Liturgia… no sé… sobre las posturas.
    Me parece una forma muy clara de explicarlo, desmigando y citando unos poquitos artículos como haces, pero cuanto menos mejor. Incluso creo que podrías quitar alguno.

    También me gustaría que hablaras sobre la forma de hacer la liturgia de las horas.

    Gracias. Mua mua

    Me gusta

    1. Es anonadamiento, admiración, agrado, enamoramiento, pasión, profundísimo respeto, y todo por Amor, hacia la Palabra De Dios, también expresada a través de Su Sagrado Magisterio, y no fanatismo ni legalismo.

      Me gusta

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.