Ese me va a entregar

Me estoy dando cuenta de que en los versículos 26, 27 y 28 del capítulo 26 del Evangelio Según San Mateo, (así como en los versículos 22, 23 y 24 del capítulo 14 del Evangelio Según San Marcos, etc), Jesús Se nos entrega en el Pan que Es Su Cuerpo y el Vino que Es Su Sangre, (A) tomándolos en Sus Santas Y Venerables Manos, (B) Bendiciéndolos, (C) Dando Gracias, (D) Partiéndolo y (E) Repartiéndolo entre sus discípulos.
Sin embargo, Judas, con sus manos manchadas de Sangre Inocente, de traición, se sirve por iniciativa propia adelantándose a tomar Pan de la Fuente de Jesús, según podemos ver en un par de versículos anteriores.

 

Así pues, Judas comió del pan que no había sido bendecido por Jesús, del pán que Jesús no había consagrado para que fuese Su Cuerpo, mientras que los demás Apóstoles sí comieron del Pan que proporciona La Vida Eterna (Jn.6.51), y Jesús dijo de él:
«ese Me va a entregar».

 

¿Como me voy a auto-servir del Altar? ¿Como voy a tomar El Cuerpo De Jesús con las manos sucias de pecado? No quiero que por analogía se pueda decir de mí, «ese Le va a entregar», cuando en efecto, por ese sólo hecho, ya Le estoy entregando.

Y le entrego. Sí. No quiero que lo ignores. Le volvemos a entregar cada vez que pecamos. Pero lo nuestro es mucho más grave, pues Jesús ya pagó. Suerte que Dios Padre, Espíritu Santo mediante, nos hace capaces de arrepentirnos, y ÉL, Dios, Jesús, Todo Amor, lo es de perdonarnos.

Y como Judases (Jn.13.30) nos vamos prematúramente y a prisa en busca de viles ganancias, perdiéndonos de la grandísima Bendición que recibiríamos de quedarnos con Jesús, sin poner entre nosotros y ÉL, pecado de por medio.

 

¿Con qué derecho puedo pedirle al Padre Nuestro que (A) me dé El Pan Nuestro de cada día, que (B) no me deje caer en la tentación, que (C) me libre del mal…, mientras (A) trato de servirme a mi mismo tomando mi pan con mis manos manchadas de pecado, prescindiendo de Jesús presente en ese bendito hermano desatendido, cuando (B) me coloco en ocasión de pecar, cuando (C) yo mismo hago el mal que no quiero (Rom.7.19)?
Reflexiona conmigo, y acordaremos que es indigna y burlezca tal contradicción; que hemos de ser coherentes con lo que creemos y con lo que queremos.

 

[Mt.26.20] Al atardecer, estaba a la mesa con los Doce
[Mt.26.21] y, mientras comían, Jesús les dijo:
«Les aseguro que uno de ustedes me entregará».
[Mt.26.22] Profundamente apenados, ellos empezaron a preguntarle uno por uno:
«¿Seré yo, Señor?».
[Mt.26.23] ÉL respondió:
«El que acaba de servirse de la misma fuente que Yo,
ese me va a entregar.
[Mt.26.24] El Hijo del hombre se va, como está escrito de él, pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre será entregado:
más le valdría no haber nacido!».
[Mt.26.25] Judas, el que lo iba a entregar, le preguntó:
«¿Seré yo, Maestro?».
«Tú lo has dicho», le respondió Jesús.

[Mt.26.26] Mientras comían,
Jesús tomó el pan,
pronunció la bendición,
lo partió
y lo dio a sus discípulos, diciendo:
«Tomen y coman,
esto es Mi Cuerpo».
[Mt.26.27] Después tomó una copa,
dio gracias
y se la entregó, diciendo:
«Beban todos de ella,
[Mt.26.28] porque esta es Mi Sangre,
la Sangre de La Alianza,
que se derrama por muchos
para la remisión de los pecados.

[Mt.26.29] Les aseguro que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid,
hasta el día en que beba con ustedes El Vino Nuevo en El Reino De Mi Padre».

 

[Jn.6.51] Yo soy el pan vivo bajado del cielo.
El que coma de este pan vivirá eternamente,
y el pan que yo daré
es mi carne para la Vida del mundo».

 

[Jn.13.30] Y en seguida, después de recibir el bocado, Judas salió. Ya era de noche.

 

[Rom.7.11] Porque el pecado, aprovechando la oportunidad que le daba el precepto, me sedujo y, por medio del precepto, me causó la muerte.
[Rom.7.12] De manera que la Ley es santa, como es santo, justo y bueno el precepto.
[Rom.7.13] ¿Pero es posible que lo bueno me cause la muerte? ¡De ningún modo! Lo que pasa es que el pecado, a fin de mostrarse como tal, se valió de algo bueno para causarme la muerte, y así el pecado, por medio del precepto, llega a la plenitud de su malicia.
[Rom.7.14] Porque sabemos que la Ley es espiritual, pero yo soy carnal, y estoy vendido como esclavo al pecado.
[Rom.7.15] Y ni siquiera entiendo lo que hago, porque no hago lo que quiero sino lo que aborrezco.
[Rom.7.16] Pero si hago lo que no quiero, con eso reconozco que la Ley es buena.
[Rom.7.17] Pero entonces, no soy yo quien hace eso, sino el pecado que reside en mí,
[Rom.7.18] porque sé que nada bueno hay en mí, es decir, en mi carne.
En efecto, el deseo de hacer el bien está a mi alcance, pero no el realizarlo.
[Rom.7.19] Y así, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.
[Rom.7.20] Pero cuando hago lo que no quiero, no soy yo quien lo hace, sino el pecado que reside en mí.
[Rom.7.21] De esa manera, vengo a descubrir esta ley:
queriendo hacer el bien, se me presenta el mal.
[Rom.7.22] Porque de acuerdo con el hombre interior, me complazco en la Ley de Dios,
[Rom.7.23] pero observo que hay en mis miembros otra ley que lucha contra la ley de mi razón y me ata a la ley del pecado que está en mis miembros.
[Rom.7.24] ¡Ay de mí! ¿Quién podrá librarme de este cuerpo que me lleva a la muerte?
[Rom.7.25] ¡Gracias a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor! En una palabra, con mi razón sirvo a la Ley de Dios, pero con mi carne sirvo a la ley del pecado.

5 comentarios sobre “Ese me va a entregar

  1. Importantísimo detalle: Jesús no le dio la comunión a Judas Iscariote, sino que Judas metió su pan en el plato de Jesús. Cuanto tenemos que aprender nosotros seglares a no apresurarnos a hacer las cosas mal, y cuanto tienen que aprender los Sacerdotes que lo permiten todo…
    Cuanto sabes zagall.

    Me gusta

    1. Si realmente preguntas si estoy criticando que se comulgue en la mano, o que en este momento haya que comulgar en la mano, la respuesta es: No. En absoluto.
      Y si lo que preguntas es si yo soy un fanático, la respuesta es: No. En absoluto.

      Mi preferencia es Comulgar en la boca, de rodilla, y con consciencia de estar En Gracia.
      La preferencia de La Iglesia es que se haga con la máxima dignidad, priorizando las prácticas más piadosas.

      Si bien la Comunión en la mano es conveniente en condiciones personales o sociales concretas y queda a juicio del comulgante, en este momento La Iglesia indica que tiene que hacerse así por que es consciente de la situación de pandemia por la que estamos pasando y quiere evitar contagios. Además, es algo que debería salir de cada uno de los comulgantes… pero a veces necesitamos ser guiados, y La Iglesia es Madre, y como tal, nos guía.

      Ahora bien, si me tiras de la lengua, entendiendo que quieres más información sobre la forma de comulgar, añado:
      No olvides que la Comunión en la mano es un indulto, y sólo se indulta lo que es transgresor.
      Se permite esta transgresión para salvaguardar la higiene. Y ese mismo derecho que lo permite, lo superdita a una vigilancia activa por el peligro inherente de sacrilegio.
      Y, ¿sabes? También se permite Comulgar de rodillas, para expresión -que no necesariamente manifestación- de Piedad hacia Dios, y como signo de adoración. ¡Y sin embargo hay quien lo niega tachándolo de excentrismo, extralimitándose gravemente!

      Saludos.

      Me gusta

    1. ⚠ 🔔
      🤭 🤫🥺 Esto… ejem… 🗣 ¿Se me escucha? 📣 ¡Sí! 🎤

      💬 Al habla el piloto de esta nave:
      😒 Resulta ser que por ese camino, ⛔ NO. 🚫

      🔒 He dicho❗ Vale❕ Gracias‼

      🔇 🔕

      Me gusta

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.