¿Comulgar en la mano o en la boca?

Pasado el tiempo prudente para no ofender a nadie por las decisiones que cada uno haya tomado o apoyado, creyendo que ya sí es momento, voy a ser muy breve, conciso, claro y veraz al expresarme sobre el presente asunto:

  • 1. La Iglesia Católica ha decretado que el fiel tiene derecho a Comulgar tanto en la boca como en la mano. Y, mientras esté vigente este decreto, no hay autoridad que pueda quebrantarlo.
  • 2. La misma Iglesia también a decretado el indulto de hacerlo en la mano, especialmente en un caso de necesidad por riesgo infeccioso. Y, mientras esté vigente este mismo decreto, no hay fiel que pueda quebrantarlo.
  • 3. Para Comulgar no basta el mero permiso de la propia conciencia, cualfuere compromiso social, o cualquier otra excusa: hay que estar Bautizado; en Gracia, sin conciencia de pecado mortal; no estar excomulgado ni en situación grave y estable de pecado mortal; guardar el Ayuno Eucarístico, y por supuesto, saber qué es lo que se recibe, para no comer su propia condenación. Ahora, permítanme que añada la necesidad de hacerlo con la más absoluta reverencia y dando gracias a Dios, por que así yo lo creo.

¿Como Sí Comulgar?

  • 1. Preferentemente de rodillas y en la boca: Así nos lo habían enseñado siempre en la Iglesia Católica, como señal externa y, a la vez, interior de Fe en la Presencia Real de Cristo en la Eucaristía; y, por consiguiente, de veneración y respeto a la Sagrada Forma: ¡Es el Señor!
  • 2.1. Por supuesto que hay quien no puede hacerlo así, y sólo puede recibir la Sagrada Comunión de pie, o sentado, ¡y no por ello lo hace con menos devoción o es menos reverente!
  • 2.2. Hay quien no puede recibir la Comunión en la boca por cuestiones higiénicas o infecciosas. ¡No es justo que tenga que evidenciarlo!

¿Como No Comulgar?

Uno comulga como quiere, porque tiene ese derecho reconocido; pero también uno comulga como debe, porque estamos sufriendo una pandemia mundial con alto riesgo de infección mortal.
Podemos estar de acuerdo en que los clérigos no deben imponer una u otra forma; pero, así mismo, los feligreses tampoco pueden abusar de su derecho a decidir como Comulgar, si así Comulgan estando en pecado, pecando mortalmente al Comulgar en la boca, si con ello hay un riesgo cierto de contagio de una enfermedad potencialmente de alta mortalidad como el covid19.

Fijándose en la construcción condicional de la frase anterior, permítanme poner en duda que ese riesgo sea real o suficiente, y que este coronavirus sea mortal de necesidad, ya que diversos especialistas en esa materia lo niegan con pruebas objetivas y suficientes para ellos, (que por supuesto, a mí no me dicen nada porque no las entiendo).

 

Este es un problema moral grave, y por eso urge saber la verdad: ¿Cual es el riesgo? ¿Existe? ¿Es un pretexto para avanzar en el establecimiento de facto de la Comunión en la mano?
Por favor, no traten de callar las bocas con una tal prudencia… Lo verdaderamente prudente es tratar de aclarar el asunto.

¿De aquellos lodos estos lobos?

Ante el silencio de obispos y sacerdotes, o con su colaboración activa -por supuesto, como mínimo con la pasiva-, se ha ido imponiendo Comulgar de pie y en la mano. Para este fin en la mayoría de los templos católicos quitaron los reclinatorios de Comulgar, y en muchas, incluso los de los bancos, logrando que muchos no se arrodillen ni siquiera durante la Consagración…
¡Que triste, de verdad!

Tal imposición no sólo es injusta, sino también ilegal según la legislación de la propia Iglesia.
A menudo me pregunto sobre el interés oculto que mueve a hacer tales cosas, y aún no he alcanzado a vislumbrar ninguna buena intención en ello. ¿Alguien se presta?

 

Yo he visto protestar por no poder comulgar en la boca a los mismos que acostumbraban a hacerlo en la mano, simplemente porque «es su derecho».
Dios sabrá si verdaderamente están en disposición de Comulgar… Y yo, lo dudo.
¿Será ganas de polémica, mero entretenimiento, desacreditación olímpica sistemática a La Iglesia y a Los Sacerdotes, venganza o protesta contra quienes enseñan a hacer las cosas mal?

Sí. He dicho bien: Comulgar en la mano por costumbre y sin necesidad, está mal. No olvidemos que Comulgar en la mano está indultado, lo que presupone que sea ilícito de origen.
Lo que está bien, lo bueno, no se indulta. Y, protestar contra lo que está mal, está bien.
Es que yo me tomo muy en serio aquello de Ezequiel 3, 18-21.

 

Yo que nunca había Comulgado en la mano hasta esta pandemia, y siempre que me lo han permitido, de rodillas, necesito saber sí el riesgo de contagio es real, o si es un pretexto para hacerme Comulgar en la mano. Pero, mientras tanto, Comulgo en la mano sin ningún cargo de conciencia: Es una forma extraordinaria prevista para una situación de excepción.

De la misma forma, invito a la tranquilidad:
No se hagan más problemas; no sufran ustedes ni hagan sufrir a los demás innecesariamente; No están haciendo nada ilegal: Esto ya estaba previsto, y ahora ha llegado el momento de ponerlo en práctica.

Comulgar en la mano me ha hecho mucho bien

La primera vez que Comulgué en la mano, yo estaba preocupado por hacerlo, pero sin embargo inmediatamente me dije: con esta mano que he tocado a Dios, no se me ocurrirá hacer nada contrario a ÉL; quedando para mi conciencia algo así como consagrada por ello; actitud que sin duda logra que sea incapaz de pecar usándolas.
Comulgar en la mano fue el contexto en que alcancé esta reflexión, esta toma de conciencia, este hallazgo, este descubrimiento, que muy pronto hice extensible a la boca:
¿Como maldecir, criticar, ser grosero o impuro de palabra… con la misma boca que he Comulgado?
Hoy me esfuerzo por no profanar ni mis manos ni mi boca, y lo aconsejo: Tampoco cuesta tanto, sólo es tomar conciencia y no despreciar los escrúpulos sobrevenidos por su mal uso.

A Lo Esencial

Lo verdaderamente ESENCIAL a la hora de acercarse a Comulgar es examinarse cada uno a sí mismo, como nos dice San Pablo, para comulgar en Gracia, y no comulgar sin estar en Gracia: porque el que come y bebe sin discernir el Cuerpo y la Sangre del Señor, come y bebe su propia condenación.
Y si no se está en Gracia, también se puede participar en misa… sin Comulgar.

Y el que comulga en pecado ¿Qué?

El que toma la Comunión indebidamente, en verdad no Comulga, ni tampoco es que haga cualquier cosa sin importancia:
¡comete un horrible sacrilegio!

 

¿La salud es lo primero?

¡Mentira!
Muy repetida, pero, mentira.

La verdad es la siguiente:

¡DIOS ES LO PRIMERO!

¿Quien puede negar esta verdad y seguir diciéndose creyente?

Confiar En Dios TodoPoderoso

Confiemos en Dios y, tomando todas las precauciones necesarias para no tentarle, no tengamos miedo al bichito. Este es mi consejo:
¡No tengan miedo!
No se caerá ni un solo cabello de vuestra cabeza sin que Dios lo permita. Y si se cae, es que Dios lo ha permitido: No le cuestiones; con toda seguridad, te espera un bien superior.

Dios Es Bueno

Anuncio publicitario

2 comentarios sobre “¿Comulgar en la mano o en la boca?

  1. Yo antes comulgaba en la mano hasta que tomé más conciencia y pasé a comulgar en la boca. Después, cuando estaba constipada me quedaba la última para comulgar o comulgaba en la mano porque a misa vienen muchos ancianos. Y ahora con este virus comulgo en la mano. Sé que soy igual de indigna de cualquiera de las maneras y comulgo con la misma reverencia y adoración. Feliz día.

    Me gusta

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.