Ya te estás muriendo, ¿lo sabes no?

Reflexiona y respóndete sinceramente: ¿Si mueres ahora mismo, crees que estás preparado para ir al Cielo?

La pandemia actual, los terremotos, huracanes, maremotos y terremotos, las enfermedades y las pérdidas de habilidades y achaques de la edad te avisan: Te estás muriendo y cada vez te queda menos vida.

¿Y aún no has creído a Dios?

El que cree en ÉL, no es condenado;
el que no cree, ya está condenado,
porque no ha creído en el Nombre Del Hijo Único De Dios.

(Jn.3.18)

¿Creer qué?

Es Dios mismo quien nos enseña lo que hay que Creer,
como dice la escritura:

“Está escrito en el libro de los Profetas:
Todos serán instruidos por Dios”.
[…]

(Jn.6.45)

Yo Soy
El Pan De Vida”.

(Jn.6.45)

«Yo Soy» es la traducción al español del Nombre revelado de Dios (YHWH, Yahvé, Jehová), y, «Pan De Vida», es como se está dando a conocer en este capítulo.

Entonces, Jesús está diciendo que ÉL es Dios, y que a continuación va a dar la enseñanza que estábamos esperando que fuese el mismo Dios quien nos la diese.

Pero se os ha enseñado a no creerle,
habéis aprendido a condenaros a vosotros mismos,
y a enseñar a otros a hacer lo mismo.

Palabra de Jesús el Cristo,
Profetizada desde antiguo:

“Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido,
tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos,
para que sus ojos no vean,
y sus oídos no oigan,
y su corazón no comprenda,
y no se Conviertan,
y YO no los cure”.

(Mt.13.15)

[…]
“Todos serán instruidos por Dios:

Todo el que oyó al Padre
y recibe su enseñanza,
viene a MI”.

“Nadie ha visto nunca al Padre,
sino El Que Viene De Dios:
sólo ÉL ha visto al Padre”.

(Jn.6.45-46)

Y no es necesario que diga que está vivo. Eso ya lo están viendo ellos.

La clave está en el versículo 20 del capítulo 33 del libro del Éxodo, donde Dios mismo declara que ningún hombre puede ver a Dios Padre y seguir viviendo.
Porque Jesús, que Es quien «Desciende Del Cielo» como dirá repetidas veces más adelante en los versículos 50, 51 y 58 de este mismo capítulo (lo marcaré con un asterisco),
precisamente por descender del cielo «viene de Dios», y por lo tanto ha visto a Dios Padre,
Y sigue Viviendo, habiendo visto al Padre.
Está ahí, lo están viendo moverse y lo están escuchando hablar…
¡ESTÁ VIVO!

ÉL, por no ser sólo un hombre,
Por ser Dios, tiene Vida Eterna en ÉL:
Así es como puede ver al Padre y no morir el en intento.

Jesús nos quiere compartir de esa Su Vida Eterna,
y por eso nos instruye al respecto:

“Les aseguro
que el que Cree, tiene Vida eterna”.
FDO.: Yo SoyEl Pan De Vida.

(Jn.6.47-48)

Quien habla es Dios, y lo que dice: que el que cree tiene vida eterna.
Pero ¿Creer qué?

Veamos pues qué es lo que hay que creer para tener vida eterna:

“Sus padres, en el desierto, comieron el maná
y murieron.
Pero Este es El Pan Que Desciende Del Cielo[*],
para que aquel que lo coma no muera.

Yo Soy
El Pan Vivo Bajado Del Cielo[*].
El que Coma de Este Pan
Vivirá Eternamente,
y el Pan que Yo daré
es <strongMi Carne
para la Vida del mundo»”.

(Jn.6.49-51)

Cuidado si entiendes que te está dando a comer Su Carne y te escandalizas como les pasó a aquellos Judíos que así lo entendieron, se escandalizaron, y no comprendieron que nadie puede ver a Dios Padre y seguir viviendo (Ex.33.20), por no tener Vida en ellos.

Los judíos discutían entre sí, diciendo:
“¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?”.

Jesús les respondió:
Les aseguro
que si no Comen la Carne del Hijo Del Hombre
y no Beben Su Sangre,
no tendrán Vida en ustedes”.

(Jn.6.52-53)

Tal vez te hicieron creer así, o quizás aún no caes en la cuenta y piensas que:
tiene vida eterna el que cree o el que come Su Carne.

Pero esto no es así. En el versículo anterior (53) a quedado completamente claro que:
no es O, sino Y; porque en eso que hay que creer es precisamente en que hay que comer Su Carne, y el que no lo hace, no tiene Vida Eterna, a pesar de haber creído cualquier otra cosa.

¿Tú crees que hay un solo Dios?
Haces bien.
Los demonios también creen,
y sin embargo, tiemblan.

(Sant.2.19)

Que no te pase como a ellos, que han creído En Dios, pero no han creído A Dios. No es lo mismo, no

Creer es Obedecer: Si tú me dices que tengo un agujero delante de mis pies que yo no he visto, y te creo, dejo de caminar; pero si sigo caminando y me caigo dentro, es que no te he creído.

¿Y qué pasa si mueres a esta vida terrena, al morir ves al Padre y resulta que no tienes vida en ti?
Que no podrás seguir viviendo (Ex.33.20). Lo ha dicho El Padre. Morirás para siempre.

¿Comprendes el drama?

Como Dios quiere evitar que te pase eso, que mueras definitivamente, te da Vida Eterna.
Pero tú, que ya tienes conocimiento del bien y del mal por que nuestros padres comieron de ese árbol, eres quien tienes que decidir aceptarla.
Yo te conmino a que no la rechaces:
Jesús es La Vida Eterna que necesita tu alma.
Créelo y no le desprecies

Yo Soy El Camino, La Verdad y La Vida.
Nadie va al Padre, sino por MÍ”.

(Jn.14.6)

Por eso dice:

“El que come mi carne y bebe mi sangre
tiene Vida eterna,
y yo lo resucitaré en el último día.
Porque mi carne es la verdadera comida
y mi sangre, la verdadera bebida”.

(Jn.6.54-55)

Por que así nos alimentamos de La Vida, Jesucristo.

Y el que no lo hace, como hemos leído en el versículo 53, no Tiene Vida Eterna, es decir, no vivirá, morirá.

“El que no está Conmigo, está contra Mí;
y el que no recoge Conmigo, desparrama”.

(Mt.12.30)

“El que come mi carne y bebe mi sangre
permanece en Mí, y Yo en él”.

(Jn.6.56)

“Permanezcan en mí,
como yo permanezco en ustedes.

Así como el sarmiento no puede dar fruto
si no permanece en la vid,
tampoco ustedes, si no permanecen en Mí.

Yo soy la vid,
ustedes los sarmientos.
El que permanece en Mí, y Yo en él,
da mucho fruto,
porque separados de Mí, nada pueden hacer”.

(Jn.15.4-5)

“Así como Yo,
que he sido enviado por El Padre
que tiene Vida,
vivo por El Padre,
de la misma manera,
el que Me come
Vivirá por Mí.

Este es El Pan Bajado Del Cielo[*];

no como el que comieron sus padres
y murieron:

El que Coma de Este Pan
Vivirá Eternamente”.

(Jn.6.57-58)

  • Es cuestión de Creer o no Creer,
  • Es cuestión de Obedecer o no Obedecer,
  • Es cuestión de Comer o no Comer,
  • Es cuestión de Convertirse o no Convertirse,
  • Es cuestión de Permanecer en el Amor De Dios o no Permanecer en el Amor De Dios.

Cuando Dios dijo que no comiéramos del árbol del conocimiento del bien y del mal (Gn.2.16-17), comimos (Gn.3.6), quedando sujetos a la muerte.
¿Y ahora que nos da a comer Su Carne para desatarnos de la muerte dándonos Vida Eterna, no vamos a comer?

Pero… ¿Para qué querrías una vida eterna, si consistiera en una desdicha perpetua?
Por eso,
lee el capítulo 15 completo del relato del Evangelio según San Juan y descubrirás como alcanzar la felicidad perpetua.

Un comentario sobre “Ya te estás muriendo, ¿lo sabes no?

  1. A mí nunca me habían explicado estas cosas, la cuestión de comer o no comer, y la de que nadie puede ver al Padre y seguir viviendo… a menos que tenga la Vida Eterna de Jesús en sí. Siempre me enseñas algo nuevo, viejo.

    Me gusta

Comente con respeto por favor. Los comentarios son moderados manualmente, por lo que puede que tarden en ser aprobados. La publicación de los comentarios queda a mi discreción.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.