Ya te estás muriendo, ¿lo sabes no?

Reflexiona y respóndete sinceramente: ¿Si mueres ahora mismo, crees que estás preparado para ir al Cielo?

La pandemia actual, los terremotos, huracanes, maremotos y terremotos, las enfermedades y las pérdidas de habilidades y achaques de la edad te avisan: Te estás muriendo y cada vez te queda menos vida.

¿Y aún no has creído a Dios?

El que cree en ÉL, no es condenado;
el que no cree, ya está condenado,
porque no ha creído en el Nombre Del Hijo Único De Dios.

(Jn.3.18)

¿Creer qué?

Sigue leyendo «Ya te estás muriendo, ¿lo sabes no?»

Anuncio publicitario

Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir. ¡Vive Hoy y no esperes para vivir!

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, después de tener un coche…

Sigue leyendo «Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir. ¡Vive Hoy y no esperes para vivir!»

Por el pecado muere Dios

Jesús de Nazaret, el Cristo, La Segunda Persona De La Santísima Trinidad, Dios, fue maltratado hasta el extremo, por el pecado.
ÉL cargó con nuestras culpas, las hizo suyas, y el peso de estas le aplastaron; Y al mismo tiempo, es nuestra culpa su Martirio, fuimos nosotros, hombres, quienes le colgamos en la cruz, como se cuelga un cuadro en la pared, pero con más clavos.

 

Y no se trata precisamente de una «muerte dulce» «de esas», o a saber que eufemismo inventarán las malas lenguas.
Fue un martirio amargo.

Para que no quede duda, cuando tubo sed, le ofrecimos vinagre, -que como habrá acertado a adivinar es… ¡vino agrio: amargo!-.

Sigue leyendo «Por el pecado muere Dios»