Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Jesucristo nos enseña a orar diciendo: Perdona nuestras ofensas (Mt.6.9-13)

El destinatario de la oración queda patente, es lo primero que decimos según él instruyó: Padre Nuestro Que Estás En El Cielo; vale, y ¿Cuál es el sujeto?

Primera persona del plural, sí, pero en ese conjunto acotado nombrado como «nos», ¿tenemos presente al hermano que pide perdón por habernos ofendido?
Porque «nosotros», también puede ser un «yo» en la medida que lo estoy rezando, y el «yo» del otro, en la medida que lo reza él.

Sigue leyendo «Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden»

Anuncio publicitario

La Experiencia Personal De Dios

A Abraham le dispuso a sacrificar en holocausto a su único hijo, el que tanto ama, Isaac, en la montaña que Dios le indicó de la región de Moria; a San Pablo le hizo caer del caballo; a San Mateo, abandonar la más que lucrativa recaudación de impuestos; a la Samaritana que recogía agua en el pozo de Jacob (en Sicar) le hizo reconocer su pecado, creer y evangelizar a todo un poblado; a Santa Teresa de Ávila, exclamar: “si así tratas a tus amigos ahora comprendo por qué tienes tan pocos”; a mí, a escribir este artículo; ¿y a ti…?
Sigue leyendo «La Experiencia Personal De Dios»

Queremos ser tan más buenos que Dios, que da miedo. ¡Si la oración es poderosa es por que es Poderoso Dios que la escucha!

Estamos recibiendo muchas peticiones de oración, intercesión, en busca de sanación de familiares, hijos, padres, hermanos, afectados por esta pandemia de coronavirus.
Esto es buena señal, por que indica que la gente se acerca a Dios… ¡Aunque sea por ese interés, aún así es un gran paso! Ahora es turno de Dios, aprovechar el acercamiento para tocarles el corazón.
Sabemos que Dios nunca rechaza a un corazón contrito; pero también sabemos que la atricción es suficiente: ¡Dios no te perdona por que seas bueno, sino por que ÉL Es Muy Bueno!

Sigue leyendo «Queremos ser tan más buenos que Dios, que da miedo. ¡Si la oración es poderosa es por que es Poderoso Dios que la escucha!»

Todo Cristo acude a María, La Theotokos

  • Cristo nació en Belén, tuvo a su lado a María, porque en sus brazos humildes Dios quiso descansar.
  • Cuando Cristo vivió en Nazaret, tuvo a su lado a María, porque en familia Dios pobre se quiso educar.
  • Cuando Cristo murió en la cruz, tuvo a su lado a María, y para su consuelo y el nuestro, como Madre nos la quiso regalar.

Sigue leyendo «Todo Cristo acude a María, La Theotokos»

Mano corrupta

El que esté libre de pecados que tire la primera piedra;
El que realmente lo está, no las tira;
Y yo, mano hacedora de perversión,
lanzo las más grandes que permiten mis fuerzas.
Libres de chinas y grava,
limpios del más fino polvo,
molidos por las inmensas rocas,
sin reclamo de tregua gimen los pies
que tan lejos paso a paso por el Camino portan
el testimonio de la Palabra, la Verdad y la Vida,
a las periferias existenciales cercanas y remotas.

Sigue leyendo «Mano corrupta»