La Libertad, La Gracia y La Justificación

El hombre es criatura y por ende es limitado y sólo encuentra su perfección en unión con su creador.
Nuestra libertad es una libertad creada, -por lo tanto, limitada-, que sólo encuentra su perfección en cuanto se hace partícipe de la libertad perfecta de Dios por medio de nuestra unión con ÉL.

Aunque nuestra naturaleza es originalmente buena por ser creación de Dios, la perfección no es una cualidad natural en nosotros sino un Don de Dios.

Sigue leyendo «La Libertad, La Gracia y La Justificación»

Anuncio publicitario

Ese me va a entregar

Me estoy dando cuenta de que en los versículos 26, 27 y 28 del capítulo 26 del Evangelio Según San Mateo, (así como en los versículos 22, 23 y 24 del capítulo 14 del Evangelio Según San Marcos, etc), Jesús Se nos entrega en el Pan que Es Su Cuerpo y el Vino que Es Su Sangre, (A) tomándolos en Sus Santas Y Venerables Manos, (B) Bendiciéndolos, (C) Dando Gracias, (D) Partiéndolo y (E) Repartiéndolo entre sus discípulos.
Sin embargo, Judas, con sus manos manchadas de Sangre Inocente, de traición, se sirve por iniciativa propia adelantándose a tomar Pan de la Fuente de Jesús, según podemos ver en un par de versículos anteriores.

Sigue leyendo «Ese me va a entregar»

Filosofeando sobre la intención

Perdóname Señor por que no sé lo que hago, cuando no sé lo que hago; pero perdóname Te ruego, si no quiero saber lo que hago.

Mas me cuestiono si es que no sé lo que hago o que no quiera saber lo que hago; o quizás, abuso no queriendo saber lo que hago, o peor, no queriendo saber si sé lo que hago, no vaya a ser que descubra mi deshonestidad y no pueda argumentar que no sé lo que hago.

Sigue leyendo «Filosofeando sobre la intención»

¿Como es que Dios Es El Salvador de La Virgen María, si La Virgen María fue concebida sin pecado original?

Ella misma dice que Dios Es Su Salvador…

[Lc.1.46] María dijo entonces:
«Mi alma canta la grandeza del Señor,
[Lc.1.47] y mi espíritu se estremece de gozo en Dios, Mi Salvador,
[Lc.1.48] porque él miró con bondad la pequeñez de Su Esclava.
En adelante todas las generaciones me felicitarán,
[Lc.1.49] porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas:
¡Su Nombre es Santo!

pero si no tiene pecado, ¿para qué necesita al Salvador? ¿Si necesita del Salvador, significa que sí tenga pecado?

Sigue leyendo «¿Como es que Dios Es El Salvador de La Virgen María, si La Virgen María fue concebida sin pecado original?»

Serie «Definiciones Cristianas Básicas» – 02. La Misericordia Divina, el pecado y su gravedad

Misericordia Divina

  • Acoger la misericordia de Dios supone que reconozcamos nuestras culpas, arrepintiéndonos de nuestros pecados. Dios mismo, con su Palabra y su Espíritu, descubre nuestros pecados, sitúa nuestra conciencia en la verdad sobre sí misma y nos concede la esperanza del perdón. (CCIC, 391).

Sigue leyendo «Serie «Definiciones Cristianas Básicas» – 02. La Misericordia Divina, el pecado y su gravedad»

Por el pecado muere Dios

Jesús de Nazaret, el Cristo, La Segunda Persona De La Santísima Trinidad, Dios, fue maltratado hasta el extremo, por el pecado.
ÉL cargó con nuestras culpas, las hizo suyas, y el peso de estas le aplastaron; Y al mismo tiempo, es nuestra culpa su Martirio, fuimos nosotros, hombres, quienes le colgamos en la cruz, como se cuelga un cuadro en la pared, pero con más clavos.

 

Y no se trata precisamente de una «muerte dulce» «de esas», o a saber que eufemismo inventarán las malas lenguas.
Fue un martirio amargo.

Para que no quede duda, cuando tubo sed, le ofrecimos vinagre, -que como habrá acertado a adivinar es… ¡vino agrio: amargo!-.

Sigue leyendo «Por el pecado muere Dios»

Mano corrupta

El que esté libre de pecados que tire la primera piedra;
El que realmente lo está, no las tira;
Y yo, mano hacedora de perversión,
lanzo las más grandes que permiten mis fuerzas.
Libres de chinas y grava,
limpios del más fino polvo,
molidos por las inmensas rocas,
sin reclamo de tregua gimen los pies
que tan lejos paso a paso por el Camino portan
el testimonio de la Palabra, la Verdad y la Vida,
a las periferias existenciales cercanas y remotas.

Sigue leyendo «Mano corrupta»