Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Jesucristo nos enseña a orar diciendo: Perdona nuestras ofensas (Mt.6.9-13)

El destinatario de la oración queda patente, es lo primero que decimos según él instruyó: Padre Nuestro Que Estás En El Cielo; vale, y ¿Cuál es el sujeto?

Primera persona del plural, sí, pero en ese conjunto acotado nombrado como «nos», ¿tenemos presente al hermano que pide perdón por habernos ofendido?
Porque «nosotros», también puede ser un «yo» en la medida que lo estoy rezando, y el «yo» del otro, en la medida que lo reza él.

Sigue leyendo «Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden»

Anuncio publicitario

Filosofeando sobre la intención

Perdóname Señor por que no sé lo que hago, cuando no sé lo que hago; pero perdóname Te ruego, si no quiero saber lo que hago.

Mas me cuestiono si es que no sé lo que hago o que no quiera saber lo que hago; o quizás, abuso no queriendo saber lo que hago, o peor, no queriendo saber si sé lo que hago, no vaya a ser que descubra mi deshonestidad y no pueda argumentar que no sé lo que hago.

Sigue leyendo «Filosofeando sobre la intención»

¿Confesarse con un Cura o directamente con Dios?

Cierta vez, un hombre se entrevistó con el presidente de un país.
Le solicitó un favor y el presidente lo refirió a uno de sus ministros de gobierno.
Este muy contento se fue lleno de esperanzas de que iba ser una realidad lo que deseaba, lo cual no ocurrió porque había miles de personas antes que él que le habían solicitado favores al presidente y era una manera diplomática de no decir un “no” de un mandatario.
Qué decepción!!!

Sigue leyendo «¿Confesarse con un Cura o directamente con Dios?»

Esclavitud, Pena De Muerte, Cadena Perpétua…

Hace tiempo, hasta las familias más humildes tenían esclavos.
Estos esclavos no hactuaban libremente, sino según los deseos de sus amos.
Los dueños tenían potestad para castigarles seberamente, incluso con amputaciones o la muerte.
Cuando los esclabos tenían hijos, estos también eran esclabos, propiedad de los dueños de sus padres, a no ser que la dueña le hubiera dado la esclaba a su marido para que tubiera hijos con ella, en cullo caso, la criatura era considerada hija de los dueños y no de la esclava que le parió.
Sigue leyendo «Esclavitud, Pena De Muerte, Cadena Perpétua…»

Controversia de las indulgencias por limosnas

¿a caso son simonía las indulgencias que consisten en la limosna
y no las que consisten en otras obras de misericordia que implican dar o darse?
(El baremo es el dinero?)

Si así fuera, también serían simonía los estipendios,
y con más razón por que estos se refieren a Sacramentos,
mientras que aquellas a legislación eclesial en materia penitencial.
(En ambas cosas la cuantía puede o no estar fijada/sugerida)

Sigue leyendo «Controversia de las indulgencias por limosnas»