Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden

Jesucristo nos enseña a orar diciendo: Perdona nuestras ofensas (Mt.6.9-13)

El destinatario de la oración queda patente, es lo primero que decimos según él instruyó: Padre Nuestro Que Estás En El Cielo; vale, y ¿Cuál es el sujeto?

Primera persona del plural, sí, pero en ese conjunto acotado nombrado como «nos», ¿tenemos presente al hermano que pide perdón por habernos ofendido?
Porque «nosotros», también puede ser un «yo» en la medida que lo estoy rezando, y el «yo» del otro, en la medida que lo reza él.

Sigue leyendo «Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden»

Anuncio publicitario

Explícanos esta parábola, Señor

Dice el Evangelio que Jesús hablaba en parábolas para que en ÉL se cumpliera lo anunciado por el Profeta Asaf: “Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo” (Mt.13.34-35, ver Sal.78).

Pues bien, hay ciertos asuntos que, aunque puedo entenderlos perfectamente en lo técnico, en sus móviles, en su desarrollo y en sus implicaciones, para mí son misterios: Parábolas que no entiendo.
Sigue leyendo «Explícanos esta parábola, Señor»

La Experiencia Personal De Dios

A Abraham le dispuso a sacrificar en holocausto a su único hijo, el que tanto ama, Isaac, en la montaña que Dios le indicó de la región de Moria; a San Pablo le hizo caer del caballo; a San Mateo, abandonar la más que lucrativa recaudación de impuestos; a la Samaritana que recogía agua en el pozo de Jacob (en Sicar) le hizo reconocer su pecado, creer y evangelizar a todo un poblado; a Santa Teresa de Ávila, exclamar: “si así tratas a tus amigos ahora comprendo por qué tienes tan pocos”; a mí, a escribir este artículo; ¿y a ti…?
Sigue leyendo «La Experiencia Personal De Dios»

Evangelizar en internet

[1Cor.2.1] Por mi parte, hermanos,
cuando los visité para anunciarles el misterio de Dios,
no llegué con el prestigio de la elocuencia o de la sabiduría.
[1Cor.2.2] Al contrario,
no quise saber nada fuera de Jesucristo,
y Jesucristo crucificado.
[1Cor.2.3] Por eso, me presenté ante ustedes débil, temeroso y vacilante.

[1Cor.2.4] Mi palabra y mi predicación no tenían nada de la argumentación persuasiva de la sabiduría humana, sino que eran demostración del poder del Espíritu,
[1Cor.2.5] para que ustedes no basaran su fe en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Sigue leyendo «Evangelizar en internet»

Viudas Y Huérfanos

Es muy importante tener en cuenta, especialmente ahora que se acerca la cuaresma, tiempo de oración, ayuno y limosna, lo que Jesús enseñaba:

«Cuídense de los escribas, a quienes les gusta pasearse con largas vestiduras, ser saludados en las plazas y ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los banquetes;
que devoran los bienes de las viudas y fingen hacer largas oraciones.
Estos serán juzgados con más severidad».

(Lc.20.46-37,Mc.12.38-40,Mt.23.14)

Y los primeros cristianos se ocupaban de ellas:

En aquellos días, como el número de discípulos aumentaba, los helenistas comenzaron a murmurar contra los hebreos porque se desatendía a sus viudas en la distribución diaria de los alimentos.
Entonces los Doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron:
«No es justo que descuidemos el ministerio de la Palabra De Dios para ocuparnos de servir las mesas.
Es preferible, hermanos, que busquen entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, y nosotros les encargaremos esta tarea.
De esa manera, podremos dedicarnos a la oración y al ministerio de la Palabra».

(Hech.6.1-4)

Pero, los primeros que han de atender a los necesitados son su propia familia. En una grave obligación:

Sigue leyendo «Viudas Y Huérfanos»

María no es una incubadora, ni alquiló su vientre a Dios

Hubo un tiempo en el que me parecía perfectamente obvio que los católicos honraban «demasiado» a María.
Todas esas fiestas, rosarios, iconos, imágenes y demás eran excesivamente ridículas.

Sí, el Evangelio de San Lucas decía algo de que ella era “bienaventurada”, y sí, yo pensaba que ella era una buena persona… pero eso era todo.

Imágen de La virgen María con motivo de la conversión del expastor protestante Mark Shea
Sigue leyendo «María no es una incubadora, ni alquiló su vientre a Dios»

Un Cristiano debe ser Testigo. Para testificar es necesario experimentar

¿Conoce usted a Jesús De Nazaret?
¿Usted conoce el rostro de Jesús?
¿Conoce al Jesús histórico?
¿Y al Jesús teológico?
¿Quizás a un Jesús dogmático?
¿A un Jesús impuesto?
¿Entonces, al Jesús, personaje bíblico?
¿A un Jesús Abogado? ¿Revolucionario? ¿Buenista? ¿Justiciero? ¿Amigote (desenfadado/juerguista)? ¿Ñoño (sentimentalista)?
¿A un Jesús a la carta?

San Juan Bautista: no.
Hoy nos lo dice. Dos veces: En no le conocía.

Sigue leyendo «Un Cristiano debe ser Testigo. Para testificar es necesario experimentar»

Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir. ¡Vive Hoy y no esperes para vivir!

Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo, después de tener un coche…

Sigue leyendo «Vive esperando, pero espera viviendo, no vayas a morir esperando, ni a vivir esperando morir. ¡Vive Hoy y no esperes para vivir!»