Explícanos esta parábola, Señor

Dice el Evangelio que Jesús hablaba en parábolas para que en ÉL se cumpliera lo anunciado por el Profeta Asaf: “Hablaré en parábolas, anunciaré cosas que estaban ocultas desde la creación del mundo” (Mt.13.34-35, ver Sal.78).

Pues bien, hay ciertos asuntos que, aunque puedo entenderlos perfectamente en lo técnico, en sus móviles, en su desarrollo y en sus implicaciones, para mí son misterios: Parábolas que no entiendo.
Sigue leyendo «Explícanos esta parábola, Señor»

Anuncio publicitario

¿Qué Me cantas?

Movido por Amor a Dios Padre Todopoderoso y por ÉL a los hombres, por Adorarle, Honrarle y Alabarle Espíritu Santo mediante, por el respeto que me merece Su Santa Iglesia de la cual soy miembro, y por necesidad religiosa vía el Vínculo Sagrado que Significan los Sacramentos tan sabia y magníficamente ordenados según sagrada Liturgia y Ministrados por mandato y autoridad que emana de Jesucristo por Sucesión Apostólica,


 

apoyándome en los siguientes fundamentos,


Sigue leyendo «¿Qué Me cantas?»

Testimonio del Beato Cardenal Van Thuan

En el campo de reeducación estábamos divididos en grupos de 50 personas;
Dormíamos en un lecho común: Cada uno tenía derecho a 50 cm…
Nos arreglamos para que hubiera cinco católicos conmigo.
A las 21.30 había que apagar la luz y todos tenían que irse a dormir.
En aquel momento me encogía en la cama para celebrar la misa, de memoria, y repartía la comunión pasando la mano por debajo de la mosquitera.

(Beato Cardenal Van Thuan)

Quien es ese hombre

–P. Esteban: ¿Quien es ese hombre con el que ibas esta mañana que llevaba tu perro negro?
–Conciencia: ¿Caín, donde está tu hermano Abel?
–Yo: Manolo. Es un amigo.
–P. Esteban: Parece buen hombre.
–Conciencia: Falta que lo sea. ¿Sin acercarse «al BUENO», como va a poder merecer ese adjetivo?
–Yo: Sí… Le acompaño a pasear por las mañanas para que no esté sólo…
–Conciencia: Pero no le acompañas a Misa.
–En pensamiento: Conozco de su anticlericalismo.
–Conciencia: Pero no le has invitado a Misa.

¿Qué diferencia hay entre impedir activamente que acuda, tolerar su anticlericalismo, o desistir de evangelizar por «no molestar»?

La misma que entre matarle, ayudarle a morir, o dejar que él sólo se muera.

MEA CULPA.

La Santa Misa

Escuchada la petición de información recibida en los comentarios del artículo donde pedí opinión, como Miembro De La Iglesia, y considerando lo establecido en [SC, 48]:

La Iglesia, con solícito cuidado, procura que los cristianos no asistan a este misterio de fe como extraños y mudos espectadores, sino que, comprendiéndolo bien a través de ritos y oraciones, participen consciente, piadosa y activamente en la acción sagrada.

A continuación, -no sin recomendar la lectura del Ordinario Del Misal-, realizo un escueto acercamiento descriptivo práctico de la celebración de La Santa Misa, pretendiendo que sea útil al Cristiano que pretenda conocer la sucesión de respuestas, silencios, gestos y posturas, en resumen: Qué es y como es lo que hacemos.

Sigue leyendo «La Santa Misa»