El Templo VIII – ¿Donde está Dios?

Pablo, de pie, en medio del Areópago, dijo:
«Atenienses, veo que ustedes son, desde todo punto de vista, los más religiosos de todos los hombres.
En efecto, mientras me paseaba mirando los monumentos sagrados que ustedes tienen, encontré, entre otras cosas,
un altar con esta inscripción:
«Al dios desconocido».

Ahora, yo vengo a anunciarles eso que ustedes adoran sin conocer.

(Hech.17.22-23)

Sigue leyendo «El Templo VIII – ¿Donde está Dios?»

Anuncio publicitario

El Templo VII – El Cuerpo, Templo Del Espíritu Santo

Jesús les respondió: «Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar».

(Jn.2.19)

Y vean que acusación más bonita:

«Nosotros lo hemos oído decir: «Yo destruiré este Templo hecho por la mano del hombre, y en tres días volveré a construir otro que no será hecho por la mano del hombre» ».

(Mc.14.58)

Lo decían, pero en realidad no lo entendían.

Sigue leyendo «El Templo VII – El Cuerpo, Templo Del Espíritu Santo»

El Templo III – El Templo VS La Montaña

Como venimos viendo, Dios ha decidido habitar en Su Templo, el que le hizo Salomón, en Jerusalén.
No debemos ignorar que al templo es donde se debía presentar las distintas ofrendas, e incluso el diezmo y los hijos de Israel para ser consagrados a Dios. (Ver Lc.2.22-24).
Jesús ni siquiera exime de ir al templo a los 10 Leprosos, a los que envía andando, enfermos que estaban, desde un poblado de entre Samaría y Galilea, hasta Jerusalén, a más de 100km (Lc.17.11-14).

Sigue leyendo «El Templo III – El Templo VS La Montaña»

El Templo II – La inmensidad de Dios para con Su Pueblo

Es tal la inmensidad de Dios, que a pesar de no «caber» en un lugar acotado por ser infinito, ÉL se presta a adaptarse a las necesidades del hombre.
Qué marabilla.
(A las necesidades, pero no a los caprichos, como un Buen Padre que ES).

A ÉL lo que realmente le importa, es la actitud concreta del hombre que se le entrega incondicionalmente dejándose impresionar por ÉL.

[Hech.7.48] si bien es cierto que el Altísimo no habita en casas hechas por la mano del hombre. Así lo dice el Profeta:
[Hech.7.49] El cielo es mi trono,
y la tierra la tarima de mis pies.
¿Qué casa me edificarán ustedes,
dice el Señor,
o dónde podrá estar mi lugar de reposo?

Sigue leyendo «El Templo II – La inmensidad de Dios para con Su Pueblo»